21 de noviembre de 2017

Examinarse por libre de la ESO

Yo sigo dándole vueltas al tema de mi hijo mayor y hablando con unos y con otros para ir vislumbrando el abanico de posibilidades, en caso de que no nos homologuen el título de High School. Siempre he sabido que con 18 años es posible examinarse por libre de la ESO pero nunca me había planteado el hecho de que mi hijo se presentase a ese examen. Pero hace unos días una amiga experta en homeschool me lo aconsejó, lo hablé con él y nos pareció a ambos una estupenda idea. 
En teoría no tendría que tener ningún problema para sacar el examen, digo en teoría porque luego nunca se sabe. Este año tiene mucho trabajo pero pienso que preparar este examen no le va a robar demasiado tiempo y le sirve como repaso de cultura general. Después el hecho de presentarse a una prueba de este tipo le da tablas para exámenes posteriores.
De momento el plan de acción es ir sacando exámenes de otros años y que los vaya haciendo para ver el nivel y si necesita estudiar algo o no. 
Si lo aprueba y no le homologan podría más adelante examinarse por libre del bachillerato y después la selectividad. Todo esto supondría comenzar la universidad unos años más tarde, sobre los 21. 
Si alguien se ha presentado por libre a estos exámenes me encantaría conocer vuestras experiencias. 

Mientras tanto está trabajando en este último curso de bachillerato y una de los requisitos para graduarse en High School, es realizar un trabajo que entregará al final llamado proyecto Capstone. Lo ha empezado con este vídeo y la idea es luego ir desarrollando cada una de las partes del mismo y bueno hasta donde le lleve su deriva personal...


6 de noviembre de 2017

Etapas del homeschooling

Cuando asumes la educación de tus hijos a tiempo completo, te libras de la esclavitud de los horarios, de las reuniones de padres, de las citas con los profesores, de los boletines de notas, del agobio de los exámenes o de los deberes, perooooooo el homeschooling tiene sus propios "quebraderos de cabeza", que lógicamente van a ser diferentes dependiendo de la etapa en la que te encuentres. Y aunque es algo que implica a toda la familia, siempre hay una persona que suele ser la máxima responsable, la que pasa más horas con los niños, la que lleva el control, la que toma más decisiones y como consecuencia lógica la que sufre más ja,ja,ja...Os cuento un poco cuales han sido los míos, porque esto es muy personal. Habrá a quien le preocupe mucho la presión social, a otros que los niños no socialicen correctamente,  o que puedan no alcanzar el nivel académico que se supone tienen que adquirir, o tener que enfrentarse a los servicios sociales. Cada uno los suyos.
  • Los comienzos: Es la etapa  de educación infantil o hasta los seis años aproximadamente. Un periodo lleno de colores, actividades divertidas, cuentos, juguetes, paseos, excursiones. Muchos consideramos que en estas edades no se trata de educación propiamente dicha, sino más bien de crianza. Pero en nuestra sociedad los niños cada vez son escolarizados antes, por lo que ya empiezas a sentir la presión de los demás (opina la familia, los vecinos, los amigos y la cajera del supermercado ja,ja...), tampoco tienes experiencia, ni muchas veces suficientes argumentos ni convicción. Generalmente das el salto hacia el homeschooling con una mezcla de intuición, una continuación natural de la crianza con apego y  un tanto de locura. Por lo que los comentarios de los demás pueden resonar en tus oídos y te preocupas pensando: ¿Y si tienen razón? ¿Y si estoy arruinando la vida de mis hijos? El miedo por la legalidad todavía no te debería afectar, pues por la edad del niño no existe la obligatoriedad de escolarizar. La socialización ya te puede empezar a inquietar, sobre todo porque nunca te va a faltar quien se encargue de decirte que el niño tiene "mamitis", que nunca se va a querer separar de ti, que le estás sobre protegiendo, que los niños que van a la "guarde" están más espabilados, que se lo pasan genial, etc, etc, etc....Y si eres "pelín histérico" hasta te puede inquietar que los niños que van  a la escuela hayan empezado con la estimulación temprana, el inglés y la lectoescritura y el tuyo se pase el día jugando en el jardín y comiendo tierra cual "primitivo".
  • Luego viene la primaria, de los seis a los doce. Aquí los miedos arremeten con toda su fuerza. Ya estás "fuera de la ley". Todos y cada uno de los vecinos, primos o amigos de tus hijos, están perfectamente escolarizados. Te preocupa la socialización porque quizá tu hijo no quiere ir a actividades extraescolares por lo que pasa todo el día tan feliz contigo y empiezas a pensar que quizá los demás tenían razón y nunca se va a querer separar de ti. Te empieza  a preocupar lo académico, porque todos estamos mentalmente escolarizados y pensamos en lo que los niños aprenden en la escuela. Si nuestro hijo es un lector tardío, sólo quiere jugar, no le interesa aprender nada a través de los libros o las fichas, nuestros materiales didácticos le interesan un pimiento...pues ya tenemos un motivo para estar de los nervios y pensar que efectivamente estamos creando un "monstruito" que además de solitario va  a ser un eterno analfabeto.
  • Un buen día te das cuenta de que el "bebé" ya ha empezado la secundaria, que abarca de los doce a los dieciséis. El asunto legal sigue vigente, quizá ya has tenido algún encuentro con las autoridades educativas o no, pero hasta los 16 sigues "con la mosca detrás de la oreja" pues sabes que en cualquier momento te puede ocurrir. La socialización ya no te preocupa nada porque tu hijo, con su personalidad única y más o menos extrovertida o introvertida (eso depende de como sean los padres, de la carga genética, de las posibilidades reales que tiene de pasar tiempo con las demás personas)  tiene amigos y se relaciona perfectamente con personas de todas las edades. Lo académico te sigue quitando el sueño porque estamos entrando en unas edades en las que necesitas "currarte" mucho las matemáticas, la lengua...todo  es mucho más difícil. Tú estás más mayor y te puede producir auténtico dolor de cabeza tan sólo ver el libro de física e incluso materias que en su día dominaste o no te acuerdas o han cambiado demasiado. Cada vez hay más preguntas que no puedes contestar. Se te hace más cuesta arriba pasarte el día buscando información, libros, cursos...Y tal vez necesitas profes particulares, con su consecuente desembolso económico. Pero si puedes delegar, aunque sólo sea en lo más "insufrible" os lo aconsejo con toda mi alma.
  • Y llega la recta final y el chaval está terminando el  bachillerato,  y entonces te puede dar un soponcio. Lo legal ya no te puede quitar el sueño pues la edad de obligatoriedad terminó. La socialización te preocupa pero, porque si te descuidas no le ves el pelo, tiene una vida social increíble y no para en rama verde. Lo académico tampoco, porque aunque no sabes bien ni de que manera, ni gracias a qué el chico sabe de todo y ni le reconoces cuando habla. Hace poco mi hijo dio una charla a adultos y jóvenes sobre el origen del Universo y yo le oía y alucinaba porque pensaba: Pero ¿De dónde ha sacado todo esto? Y claro la gente que sabe que es homeschooler, me  miraban a mi pensando: ¡¡¡Pero que tía!!! ¡¡¡¡Debe ser una crack!!!! Y nada más lejos de la realidad. Es que es cierto que aprenden a pesar de nosotros y de nuestra inutilidad... O sea que el chico socializa, sabe más de lo que imaginaste nunca que sabría, ya no quiere pasarse el día jugando sino que estudia como si no hubiera mañana...o sea que "el experimento" (como me decían algunos cuando empecé) no ha salido mal. Pero el miedo a que llegase a los 18 sin título ya no es un miedo, se ha convertido en  una realidad. Bueno, en nuestro caso tendrá el título de High School pero no sabemos si nos lo homologarán en España. Nuestro hijo tiene claro que quiere ir a la universidad y yo he pasado estos meses una auténtica crisis, pues esta opción educativa es algo que en realidad ellos no han elegido. Igual que los niños que van al colegio tampoco lo han elegido. Son decisiones que tomamos por ellos cuando son pequeños, como tantas otras...pensando en lo que creemos que es mejor. Aunque no me homologasen el título y aunque tuviese que dar muchos rodeos para llegar a la universidad, yo no me arrepiento de la decisión que tomamos hace tantos años y además fue por respetar su deseo de NO ir al colegio, pero aún así  se que si se te puede quedar la espinita de "haberle complicado la vida" ¿Por qué? Porque él ve que sus amigos no tienen ningún problema, se examinan de selectividad, van a la universidad y en cambio él está pues un poco a ver que pasa...Al final conseguí serenarme y creo que lo vi todo con más tranquilidad. La conclusión a la que llegué fue a la siguiente: Vamos a terminar el curso con tranquilidad y lo mejor que podamos. Una vez que tengamos el título de USA intentaremos la homologación y como él se quiere presentar a prueba de acceso a la universidad, se presentará. Con el riesgo de que luego no le homologuen y no le sirva de nada el examen, pero aún así él dice que prefiere presentarse, para ver como son las pruebas, comprobar si tiene el nivel necesario, etc...Si hay homologación  pues todo perfecto, pero como no sabemos lo que va a pasar hay que buscar un plan B. El plan B sería dedicar el año que viene al inglés (que por otra parte le hace falta) y quizá ir unos meses a USA a casa de unos amigos homeschoolers. Incluso intentar examinarse allí del SAT aunque eso no creo que sea posible a tan corto  plazo por su nivel de inglés, pero quien sabe. Otra opción sería incorporarse al año que viene a algún grado medio o superior si encuentra algo que le interese y que le sirva para la carrera que quiere estudiar. Por lo que aunque no haya homologación, no es el fin del mundo, es joven, tiene toda la vida por delante y es lo que le estoy intentando transmitir (una vez que he logrado serenarme, porque yo estaba también en un plan super negativo). Tiene que entender que otros amigos no van a tener esas dificultades porque están desde pequeños integrados en el sistema escolar pero tampoco se han llevado la vidorra que él. Y aún así es que en España tenemos una mentalidad muy pueblerina porque en otros países es muy frecuente que cuando terminan bachillerato se toman un año sabático, para estudiar idiomas, viajar etc...Que de paso les sirve para madurar y discernir con más claridad su vocación.
Si tienes varios hijos, cada uno en una de las diferentes etapas, puede ser que tengas preocupaciones por cada uno de ellos. Pues aunque ya has constatado con tus hijos mayores que la socialización no es un problema, a lo mejor si te puede impacientar la socialización de un hijo que es más tímido, o lo académico de otro que es más pasota que lo fueron sus hermanos. Por  ejemplo a mi me preocupa ahora que mi pequeño estará solo cuando haga homeschooling de manera formal, ya que a mi siempre me ha gustado esta opción educativa en una casa llena de niños. Por lo que si vivo para contarlo ja,ja...tendré la experiencia de hacer homeschooling con un hijo único (casi, casiiiii) O sea que esto es un sin vivir lo mires como lo mires y vosotros ¿En qué etapa estáis? ¿Coinciden vuestros miedos con los míos? ¿Tenéis otros diferentes?


27 de octubre de 2017

Los niños necesitan belleza


"...Era bien dejar a la voluntad de su querida hija el escoger a su gusto, cosa digna de imitar de todos los padres...no digo yo que los dejen escoger en cosas ruines y malas, sino que se las pongan buenas, y de las buenas, que escojan a su gusto"

DON QUIJOTE DE LA MANCHA


El vocablo belleza deriva del término latino bellus, bonito (que a su vez procede de bonus, bueno) .Es por eso que desde siempre se ha asociado la belleza a la bondad. 
El ser humano necesita la belleza, es una necesidad vital, como el aire, el alimento, el descanso, el silencio y pienso que todos los que tenemos niños a nuestro cargo ya sea porque somos padres, profesores, monitores etc... debemos intentar por todos los medios exponer a nuestros pequeños a la belleza. Nunca vamos a pecar de exceso, ya que por desgracia entre todos hemos logrado desbellecer nuestro mundo. Y por desgracia también, nuestros niños  están cada vez más en contacto con las tragedias, la violencia y las catástrofes que con la armonía, la bondad, el orden, la paz...en definitiva la belleza.
A los niños desde el  nacimiento o si es posible desde el momento de la concepción, exponerlos a todo lo bello. A la hora de preparar su espacio en el hogar, al dirigirnos a ellos (con palabras y tono adecuados), al hablar entre nosotros los adultos, al elegir sus juguetes, su ropa, sus libros. El alimento para sus cuerpos y para sus almas siempre  debe ser lo mejor. Nada mediocre.
Y aquí es cuando muchos os preguntaréis: Pero ¿qué es la belleza?
Dar una definición de belleza es una empresa muy ambiciosa, de hecho se ha intentado desde la antigüedad y el mismo Sócrates terminó reconociendo en el diálogo de Platón Hipias Major que "lo bello es difícil". Pero aunque no podamos dar una definición de lo que es la belleza si podemos reconocer algo como bello o no bello. 
Alfonso López Quintás siempre dice que los grandes valores nunca arrastran sino que invitan. Esa puede ser una pista si dudamos de si algo determinado es o no bello. Se me ocurre algún ejemplo así de repente:
La música. Yo no soy ninguna entendida en música (para desgracia de mi marido al que le encanta) pero tengo claras algunas cosas: la mejor música para un bebé, para un niño pequeño, para un adolescente (si se deja ja,ja,ja...) o para nosotros es el silencio, el sonido de la naturaleza (el canto de los pájaros, la lluvia, la tormenta, el viento, las olas, la calma), pero claro para eso es preciso ponerles en contacto con la naturaleza y si eso no es posible a diario, al menos que no haya en casa un perenne sonido de fondo como puede ser la televisión o la radio que eclipsan todo lo demás. Si ponemos música yo soy de elegir aquella que te esponja el alma, que te eleva, que te inspira. Si vas a un concierto de música gregoriana aunque no seas creyente al poco tiempo empiezas a sentir como te relaja, te emociona, haciendo salir lo mejor de ti. Si por el contrario vas a un concierto de  ese tipo de músicas que provocan en el público exaltación, salida de si, uso de alcohol, drogas, etc...Pues para mis hijos (repito, mientras me dejen) elegiré obviamente las del primer grupo. Música que ha traspasado el umbral de los años, los siglos y sigue ahí ¡¡¡Por algo será!!!
Con los libros sucede lo mismo. Nuestro paso por la tierra es efímero, nuestro tiempo limitado, por lo que como no voy a poder leer todos los libros que se han escrito, vamos a coger lo mejor, lo más excelso, aquellos libros que han cautivado a generaciones y que te gusten o no, jamás te dejan indiferentes. Esos libros que quizá te leyeron de pequeño, releíste en la adolescencia y ahora lees con entusiasmo a tus hijos y con toda seguridad más de una vez. O esos libros que nunca nadie te leyó. Pues pasa como con la música ¡¡¡¡algo tendrán!!!! Que se puedan entretener un rato con los libros de Jerónimo Stilton pues no digo que no, pero por favor leedles libros de calidad. Aunque ellos ya sepan leer,  no pasa nada. Leedles libros hermosos que quizá nunca leerán de otro modo. Y es una pena pasar por este mundo sin haber leído o escuchado ciertos cuentos, ciertos libros.
¿Qué más? Los juguetes y los juegos. Sencillos, cuanto más sencillos mejor. En realidad hasta cierta edad, todos sabemos que ningún juguete les entretiene y les enriquece tanto como un buen charco, la arena de la playa, las piñas del bosque, las piedrecillas del río, todo lo natural. Que se impregnen de naturaleza pero tocándola, oliéndola, manchándose, empapándose...no en una fría tablet. Eso llegará y no podréis hacer nada para impedirlo. Pero a un niño pequeño la tecnología no le aporta absolutamente nada, no le da nada, no tiene nada positivo. La única ventaja de un niño con una tableta o el móvil de los padres en las manos, son el ratito de tranquilidad que te da. ¿O no? La tecnología es un claro ejemplo de ser algo que no invita tímida y respetuosamente como lo hace un libro desde una estantería, sino que te arrastra. Y si nos arrastra a nosotros, adultos responsables que nos ponemos a revisar el correo electrónico diez minutos y al final se nos pasa una hora picoteando de aquí para allá en Internet. ¿Cómo vamos a pretender que nuestros niños y adolescentes controlen? Es imposible.
Así podríamos seguir con todo, con la ropa, la casa, las amistades, los lugares a los que acudes con ellos, todo debería ser lo más bello posible.
Y lo mejor es que la belleza es gratis, no hace falta tener dinero, no hace falta gastar nada, no tienes que tener una casa de esas que salen en instagram (casas impolutas, perfectamente ordenadas y perfectas, que desde luego ni limpian ni recogen los miembros de la familia), no hace falta hacer viajes alucinantes, ni llevar a tus hijos a los mejores colegios, a todas las actividades extraescolares. Nada de eso es necesario, puede haber una belleza infinita en un hogar humilde.
Durante siglos y siglos el hombre buscaba incansablemente la belleza en todo y no reparaban en tiempo y esfuerzo para conseguirlo. Trataban de perfeccionar cada vez más todo en la escultura, la arquitectura, la pintura y todavía podemos disfrutar del deleite que nos produce entrar en las catedrales góticas, admirar ciertas pinturas, escuchar determinadas músicas. Desde hace un tiempo ya no buscamos la perfección sobre los mismos arquetipos, lo que busca el hombre de nuestros días de manera incansable, es la originalidad. Hacer algo diferente, escribir libros en los que no aparecen los temas de siempre, sino muchas veces el absurdo, la deconstrucción. No hay más que ir a una galería de arte contemporáneo. ¿Habrá alguna obra de esas que perduren de aquí a unos siglos? El 99% estoy segura de que no. Porque entre otras cosas estamos en el imperio, a parte de la relatividad también de lo efímero. Lo efímero es el amo del mundo. Ahí tenemos el fenómeno Ikea, las redes sociales. Ya no tenemos tiempo para "perder" en perfeccionar algo, en escribir un texto, corregirlo, volverlo a corregir, expresarlo correctamente, nada de eso... escribimos un Whats App rápido, con faltas de ortografía, no pasa nada...si en cinco minutos ya hay doscientos mensajes después y el tuyo forma parte de la "prehistoria".
¿No es precioso seguir enseñando caligrafía a nuestros hijos? Tener una bonita letra (si puede ser, sino pues nada...tampoco nos vamos a deprimir). Enseñarles a escribir sin faltas de ortografía.
La comida. El hombre es el único animal que cocina los alimentos, que decora las comidas, que las presenta de una u otra manera buscando no sólo el alimento del cuerpo. Pues siempre se puede preparar una comida nutritiva, sana (importantísimo enseñarles desde pequeños a comer bien) y con una presentación bonita. A lo mejor no a diario, que todos andamos con prisas, pero en la medida de lo posible enseñarles a comer bonito, a comportarse en la mesa con educación (según la edad claro), a dar gracias que es otra cuestión vital. El ser agradecidos, todo es regalo, y no hemos de acostumbrarnos nunca a algo que nos parece tan natural como el hecho de tener siempre comida en nuestras mesas.
Y todo esto va relacionado con el tan preciado tiempo, la tranquilidad,   la soledad, el silencio del que hablábamos el otro día.
Con el vértigo, las prisas, la vorágine, el estrés, no es posible crear belleza, ni tan si quiera admirarla o percatarnos de que la tenemos delante de nuestros ojos.



 "¿Pueden aquellos que no conocen el silencio alcanzar la verdad, la belleza y el amor? La respuesta es innegable: todo lo que es grande y creativo está relacionado con el silencio. Dios es silencio."

Cardenal Robert Sarah La fuerza del silencio frente a la dictadura del ruido.



Hace mucho tiempo que una amiga me pidió que escribiese algo sobre la importancia de exponer a los niños a la belleza, este post es para ella, espero no haberla decepcionado.

20 de octubre de 2017

¿Y si nos denuncian?

Los que seguís este blog desde hace tiempo, sabéis que nosotros fuimos una de esas familias a las que les tocó la "china" y tuvimos que demostrar nuestra inocencia ante la Justicia española. 
De un tiempo a esta parte, hay algunas familias homeschoolers que están sufriendo persecución por ejercer su legítimo derecho como padres, de elegir la educación que consideran mejor para sus hijos.  No estamos hablando de absentismo escolar, ni de abandono, sino de todo lo contrario ya que pasan las veinticuatro horas del día acompañando  a sus hijos en sus procesos de aprendizaje. Se trata de objetar de un sistema escolar que consideran, consideramos, obsoleto, por lo que educamos a nuestros hijos al margen del sistema, ni más ni menos. De un tiempo a esta parte en varios grupos de homeschooling a los que pertenezco hay algún caso, a parte de otros que conozco por Internet, otros que conozco personalmente y todos me preguntan cómo nos fue a nosotros, que hicimos, como logramos salir airosos, etc...por lo que voy a volver a contar de nuevo nuestra historia, por si le sirve a alguien que ahora mismo esté con problemas o para alguna familia que tenga que enfrentarse más adelante a los servicios sociales, a Fiscalía de Menores o a juicios.
Y teniendo en cuenta que esto es totalmente arbitrario y no todos los casos se van a resolver como el nuestro ¡¡¡ojalá!!!
Está claro que  los que educamos en casa en España, sabemos a lo que nos exponemos cuando empezamos, de hecho suele ser uno de los primeros miedos y para muchas familias razón suficiente como para no emprender jamás la aventura de hacer homeschooling. Aún así, cuando nos llega (si nos llega) no deja de ser una sorpresa, ya que esta es una de esas cosas que les pasan a los demás, pero no a nosotros. Es como la muerte, todos sabemos intelectualmente que algún día nos llegará el momento, pero como decía un profesor de mi facultad: La muerte propia es inimaginable. Lo mismo sucede con la enfermedad y tantas otras situaciones cotidianas que a pesar de formar parte de nuestra cotidianidad, les ocurren a los demás pero ¿a nosotros?
Pues si, a nosotros nos puede pasar. Y además os aseguro de una cosa: Esto es la ley de Murphy y siempre nos va a suceder en el peor momento. Nunca es un buen momento para que te denuncien, eso está claro, pero seguro que si te denuncian además se te junta con un montón de problemas.
Por eso es mejor estar preparado y estar preparado no significa estar permanentemente preocupado o angustiado, nada de eso. No podemos, ni debemos vivir en el miedo, no tiene sentido...Miedo tendrán que tener los delincuentes, los terroristas, pero no nosotros que no  hacemos ningún mal. Pero estar preparado si significa ser realista y consciente de que es algo que te puede suceder en cualquier momento y me ocurra cuando me ocurra yo voy a intentar salir airoso de la situación.  Vamos a ver, en la cárcel no te van a meter (de momento ja,ja,ja...), a los niños no te los van a quitar así de un día para otro...por lo que en realidad lo peor que te puede suceder es que te obliguen a escolarizar y eso si puede pasar. 
¿Es algo grave? pues depende...Puede serlo y también suelo insistir en ello si por ejemplo el niño no tiene más o menos el mismo nivel de los niños escolarizados. Si por ejemplo tiene 10 años y es analfabeto y tiene que ser escolarizado de hoy para mañana puede ser un sufrimiento terrible para el niño. Por esa razón, por el "por si"...siempre recomiendo unos mínimos. Hay que intentar encontrar un equilibrio entre seguir el ritmo de nuestros hijos y las exigencias que marca el MEC. Y se  puede conseguir.
La cuestión es que a nosotros hace justo siete años algún "alma caritativa" informó a los servicios sociales de que nuestros hijos no iban al colegio. ¡¡¡Vaya por Dios!!! Siempre hay gente con tiempo libre, con ganas de fastidiar o vete tú a saber...Nunca supimos quien fue y durante mucho tiempo íbamos por el pueblo diciendo: ¿Será esté? ¿habrá sido fulanito? Un horror, pero ya casi se nos olvidó el asunto.
Yendo al grano: Un buen día de mayo del año 2010 recibimos una carta de Asuntos Sociales en la que decían algo así como que teníamos que presentarnos tal día a tal hora para valorar la situación y necesidades de nuestros hijos. Aquello fue un jarro de agua fría porque teníamos cuatro niños muy pequeños, que necesitaban toda nuestro tiempo y energía y además yo estaba embarazada de nuestro quinto hijo. En ese momento no sabíamos todavía que ese bebé estaba gravemente enfermo. Lo que decía antes de que los problemas casi nunca vienen solos.
Nos presentamos en Asuntos Sociales toda la familia. Nos aconsejaron que fuésemos sin niños, pero no hice caso porque creía que era importante que comprobasen que no sufrían abandono, que los niños estaban bien y que estaban recibiendo una educación en su hogar. Yo siempre digo que los niños son nuestra mejor carta de presentación. Por aquél entonces muchos casos se resolvían en Asuntos Sociales y otros no. El nuestro fue de los segundos. La chica fue atenta, simpática, mostró su interés por el homeschooling (opción educativa que desconocía por completo) y tenía dos opciones: Mojarse o no mojarse. Aquello era "una patata caliente" y no se quiso quemar, por lo que nuestro expediente siguió su curso y tuvimos a las pocas semanas una cita con la Mesa de Absentismo Escolar. Nos volvimos a presentar con los niños y la Mesa estaba compuesta por dos personas: El inspector de zona y la Concejala de Cultura. Por aquella época mi marido participaba mucho en la Casa de la Cultura presentándose a concursos de pintura y  mi hijo mayor hacía apenas unos días que había ganado el primer premio del concurso infantil. Por lo que nada más vernos la Concejala que además nos conocía del pueblo dijo: ¿ellos? ¡¡¡No puede ser!!!! ¡¡¡¡Pero si son una familia normal!!!Y ella misma le contó al inspector de zona que nunca podría haber imaginado que éramos nosotros, que estábamos perfectamente integrados en el pueblo, y le llevó incluso a ver el cuadro de mi hijo que todavía estaba allí expuesto en una sala contigua. Un buen rollo total...pero el señor inspector era duro de pelar y dijo que eso a él nada de nada. Que teníamos una semana para escolarizar a todos los que estaban "fuera de la ley" (que eran sólo dos) y que si no, nos mandaba a Fiscalía de Menores. No hubo manera de hacerle razonar. Fijaros que nos llegó a decir que si les matriculábamos en alguna escuela libre de la zona que aún no estaban homologada por el MEC, nos lo daba como bueno, pero que no podían seguir en casa bajo ningún concepto. No quiso ni mirar todo el material que yo llevaba. Consideraba que nuestra opción era sectaria, peligrosa, adoctrinadora, que les estábamos arruinando la vida a nuestros hijos y que él no lo iba a permitir. Ahí, como ya lo teníamos todo perdido me "calenté" y empecé a decirle la cantidad de niños de nuestro pueblo que efectivamente sufrían abandono, que andaban solos por las calles, que pasaban horas sin sus padres, bla, bla, bla...Pero dijo que eso no le preocupaba ya que estaban escolarizados y no sufrían peligro pues en el colegio los profesionales estaban pendientes y al tanto de todo. En cambio los nuestros ¡¡¡¡solos ante el peligro!!!! La concejala hizo todo lo que estuvo en su mano, si no llega a estar ella ,que era una señora de cierta edad y muy respetable, creo que nos hubiera mandado directamente a prisión (es broma)
A los pocos meses recibimos la temida cita para Fiscalía de Menores, aquello ya eran palabras mayores. Quedaban pocos días para el nacimiento de nuestro bebé, ya sabíamos que tenía gravísimos problemas y toda mi energía estaba con él y me importaba un pimiento todo este asunto. De hecho yo estaba tan trastornada que no quería ni presentarme. Menos mal que la que entonces era presidenta de ALE se portó fenomenal conmigo y me animó a ir, haciéndome entrar en razón. Y allí nos volvimos a presentar toda la familia. Ir con niños tan pequeños tiene sus riesgos pues los niños son imprevisibles y te pueden montar un "pollo" y dejarte fatal. Además iban haciendo preguntas del tipo: ¿nos meterán en la cárcel? Lo bueno es que con su ingenuidad e inocencia infantil, lo vivieron más bien como una aventura que otra cosa. La sala de espera de Fiscalía era deprimente, llena de pintadas, grafitis, palabrotas escritas en las paredes y los baños...Cuando nos llamaron y entramos todos en el despacho, la fiscal nos dijo que mejor se saliesen los niños pues allí no cabíamos. Salimos y les dejamos con todos los secretarios y secretarias que había fuera. Al entrar nos empezó a hacer diferentes preguntas, pero se notó desde el primer momento empatía. Era una mujer joven, madre y nada más vernos nos dijo que nunca se había encontrado con un caso así. No sabía que existiese el homeschooling, al menos en España. Ojeó con calma los libros que yo llevaba impresos a todo color de mis blogs. Hizo muchas preguntas pero no para pillarnos, sino por auténtico interés...se notaba. Se quedó impresionada, le encantó nuestro trabajo, nuestro proyecto de vida y además de hacernos un informe super positivo, nos pidió disculpas por habernos tenido que hacer pasar un mal rato, porque nos hubiesen hecho llegar hasta allí. Salimos habiéndonos quitado un peso de encima y por la sala volaban aviones de papel que les habían hecho a los niños los funcionarios. Todos encantados, comentando lo ricos que eran y lo educados que estaban. Por lo que la nuestra es una historia con un final feliz.
Peroooooo, siempre hay un pero, a los pocos días de que nuestro caso se resolviese de esta manera, nos llegó como una bomba la sentencia del Tribunal Constitucional, según la cual no se reconoce el derecho de los padres a elegir para sus hijos una educación en su propio domicilio.
No soy abogada, no tengo ni idea de leyes y además cuando esto sucedió yo estaba de duelo por la muerte de nuestro hijo, pero entiendo que la situación se ha complicado.
Es el precio que tenemos que pagar por la libertad, mientras siga sin estar regulado el homeschooling en España. No se si podría volver a tocarnos, pero me imagino que si y realmente no se lo que haríamos ahora mismo si nos obligaran a escolarizar, pues nuestras circunstancias han cambiado, nuestros hijos han crecido y ya opinarían y seguro que no se querrían  ir a vivir a otro país, ni sería fácil para nosotros mover el "chiringuito". En fin...mejor no pensarlo y si llega ya se verá. Esto me recuerda que desde entonces dejé de imprimir el blog y quizá debería tenerlo más a punto ¿alguien sabe cuál es la mejor manera de hacerlo?
A las familias que estáis ahora inmersas en estos líos pues mucho ánimo y en la medida de lo posible tenéis el apoyo aunque sea virtual de todas las familias homeschoolers.
Como dice siempre Laura Mascaró, tenemos que hacer un esfuerzo todos por salir del armario, dar a conocer esta maravillosa opción educativa, que la sociedad se de cuenta de que no somos bichos raros (de hecho la sociedad en general, tiene una imagen absolutamente distorsionada de lo que somos), que queremos lo mejor para nuestros hijos y que el homeschooling funciona.
Sólo necesitamos que nos dejen demostrarlo.



NOTA: Me he ido a remover la comida y me he dado cuenta de algo y es que hace siete años teníamos cuatro niños pequeños, ahora tenemos cinco pero dos de ellos son ya unos "hombretones" hechos y derechos. Pertenecen a grupos y asociaciones, hacen voluntariados, son responsables en los estudios, tienen como poco el mismo nivel de los chavales de su edad (yo diría que más, pero me vais  a decir que es pasión de madre ja,ja,ja ),se relacionan sin problemas, colaboran mucho en casa. O sea que nosotros ya estamos constatando que esto funciona y llegado el caso podríamos demostrarlo. Nuestro sueño se está haciendo realidad.

10 de octubre de 2017

Los niños necesitan silencio

El otro día fui a la biblioteca y había un grupo numeroso de niños con un profesor majísimo, que les iba enseñando dónde localizar los diferentes tipos de libros. Al rato fui a la zona infantil y allí estaban de nuevo los niños alborotando con sus risas, mientras jugaban buscando pistas o algo así. Después de una semana en la que me encontraba bastante desanimada, el ver esa imagen me resultó muy agradable y pensé sinceramente que el colegio tenía cosas muy buenas y esa especie de "pinchadita" que conocemos todos los que hacemos homeschooling que te recuerda inquisitivamente de vez en cuando: ¿y no estaré privando a los chicos de algo realmente valioso?
Estaba absorta en mis pensamientos, cuando de repente se hizo el silencio, el grupo desapareció y ante mi la imagen de los únicos habitantes de la biblioteca, a parte de la bibliotecaria y una servidora: la de un padre con dos niñas pequeñas. Una encima de las rodillas, la otra al lado acurrucada, escuchando atentas mientras él les leía un cuento muy bajito. Apenas me llegaban susurros.
Y de repente esa imagen tan familiar, tan entrañable, tan conocida, hizo que viese la otra cara de la moneda. Salí de la biblioteca y como todavía me quedaban unos minutos para recoger a mi hijo de la actividad en la que estaba, fui a dar un paseo por un bosquecillo que hay al lado y reflexioné sobre algo que ya he pensado montones de veces.
El silencio es una necesidad vital, es necesario tener ratos de silencio, de paz, de no ruido, de tiempo en contacto con la naturaleza, sin estímulos artificiales, sin música de fondo, sin radio, sin televisión, sin videojuegos, sin nadie que te esté organizando la vida. Y esa necesidad auténtica se les niega a los niños, ahora más que nunca.
Si reparamos en la jornada de cualquier niño, nos daremos cuenta de que pasa muchas horas en el colegio oyendo hablar a diferentes profesores y todos tienen que contar lo suyo que es muy importante bla, bla, bla. Están rodeados de iguales y los niños son alborotadores, habladores, juguetones. En el recreo más de lo mismo. En la hora de la comida más y más y más. Siempre ruido. Cuando van y vienen en el coche con los padres, muchas veces música de fondo, o noticias o al padre o la madre bla, bla, bla...
Si van a actividades pues lo mismo. Si se trata de una fiesta de cumpleaños (lo de las piscinas de bolas y demás es como para enloquecer ¿o no?) Si van al parque está lleno de niños (porque van todos en pelotón a la salida del cole y se recogen pronto para el baño, la cena y madrugar al día siguiente)
Luego llegan las vacaciones y con ellas los campamentos urbanos o los campamentos para aprender inglés, hípica o tiro al arco.
Son agendas de pequeños ejecutivos, llenas de actividades perfectamente programadas , sin libertad para gestionar sus propios tiempos, crear sus juegos, soñar sus sueños, sin tiempo para respirar, para ser, para sentir, para dejarse llevar y pensar, o no hacer nada. Por eso cuando se acaban los estímulos, llega el: Me aburroooooooooooooooooooooooooooooooooooo
Y todo el mundo piensa obsesivamente de qué manera motivar a los niños. Cuando la motivación auténtica nace de dentro.
Desde luego no me imagino a los grandes genios de la humanidad rodeados de ruido desde la infancia. El silencio es imprescindible para tener una vida equilibrada, para poder desarrollar la creatividad, para tener salud, y es algo que les estamos negando a nuestros niños, siendo como es una necesidad auténtica como son la alimentación o la educación.
Pienso que el que los niños y jóvenes estén rodeados de iguales durante la mayor parte de su crianza, no es nada beneficioso. Que eran y son mucho más adecuadas y enriquecedoras aquellas escuelas unitarias que había antes en los pueblos (y que todavía debe quedar alguna por ahí) 
Sucede lo mismo que con los abuelos. Mi suegro tiene Alzheimer y cuando decidió la familia meterle en una residencia todos decían que era lo mejor para él. Iba a estar mejor cuidado, atendido por profesionales, haciendo actividades adecuadas para su problemática etc...Y no digo que no sea verdad, y que no le traten de maravilla en la residencia, pero la realidad es que su enfermedad ha avanzado muchísimo. Y es que no debe ser nada enriquecedor estar rodeado de personas que están como tú o peor. En cambio si permaneciera con su familia, sus nietos, etc...estoy convencida de que estaría bastante mejor. Las residencias son lo mejor para las personas que tienen que atender a estos enfermos, pues es muy duro el día a día, pero no son lo mejor para las personas mayores.
Que en los colegios y las actividades extra escolares los niños estén con niños de su edad es más práctico y sencillo para los profesores, pero no es lo ideal. Niños de diferentes edades conviviendo juntos, encuentran un equilibrio natural. El adolescente no tiene tanto "pavo" si pasa su día con adultos y niños pequeños y de vez en cuando con chicos de su edad. El niño pequeñito si está un montón de horas con niños ruidosos como él se sobreexcita, pero en el ambiente familiar está más relajado. El adulto se contagia de las risas y abandona el sofá para tirarse al suelo y jugar con el bebé.  Y de esta manera todos se benefician de las diferencias. Ken Robinson censura que los niños sean clasificados por "fecha de fabricación" y aboga por dejar de perpetuar una estandarización propia de la era industrial.
He empezado hablando del silencio y he terminado con otro tema, pero al fin y al cabo todo está relacionado.




"Cuando se les olvida un poco y se les permite ser, desde muy pequeños, la fuente interior comienza a brotar, primero son gotitas, luego son chorros de creatividad. Se acostumbran a crear sus propios recursos. Aprenden a ocupar y llenar su tiempo sin necesidad de ser entretenidos por los demás"

CARMEN FLETA ¿Por qué? Hablemos de educación.

8 de octubre de 2017

Planificación versus realidad

Esta ha sido nuestra primera semana de homeschooling y ha resultado una experiencia casi traumática. No tanto, pero de verdad que ¡¡¡vaya caos!!!!
Se han juntado varias cosas, por un lado una situación política muy grave en nuestra querida España. Eso ha hecho que no haya podido estar centrada en los niños. Todo el tiempo pendiente de noticias, de amigos y familiares que viven en Cataluña y me iban manteniendo informada. Cierto que también ha dado para hablar mucho, sobre todo con los mayores, pero ha sido todo tan de repente que a mi por lo menos me ha dejado un poco en shock.
Por otro lado el encontrar un ritmo y una rutina para atender a los cinco ha sido casi imposible. Cuando educas en casa y sobre todo si cada cierto tiempo la familia aumenta ja,ja,ja...es necesario hacer reajustes en la planificación con mucha frecuencia. Nuestro "bebé" ha cambiado mucho en los últimos meses, unido a que durante todo el verano ha tenido a seis personas a su disposición y en esta semana a ninguna. El papá trabajando, yo haciendo malabares con la cocina, las matemáticas, la casa, la ropa, las actividades fuera de casa (que no son muchas, pero las suficientes como para volverte loca) y los chicos cada uno en lo suyo.

El mayor nunca me da ningún problema, es totalmente autónomo, se organiza lo que quiere estudiar, la manera de llevarlo a cabo, pero requiere un "mínimo" de atención, te cuenta sus proyectos, te pide consejo, hay que llevarle a inglés, a su grupo, etc...
El segundo digamos que al final hace todo lo que tiene que hacer, pero necesita un trabajo previo por mi parte (agotador). 
-¿Por qué tengo que estudiar matemáticas? (lo mismo con lengua, inglés, historia, ciencias...)
-Pero hijo ¿no quieres ser piloto? Tendrás que estar fuerte en matemáticas...
-Bueno, pero puedo seguir estudiando solo.
-Yo creo que con tu nivel ya necesitas un profesor. Vamos a probar a ver...
-Buenooooo, pero si no me gusta vuelvo a estudiar solo.

En Clonlara hay una serie de requisitos para graduarte en High School, por ejemplo llevar una lista de lectura. Él lee mucho, por lo que lo único que tiene que hacer es  una pequeña reseña de cada libro. Pues protesta...En fin...que al final lo hace, pero lo primero que le sale es: Eso no lo voy a hacer...

Los del medio necesitan que me ponga todavía con ellos a hacer matemáticas, por lo que uno a la derecha y otro a la izquierda y si te levantas para remover las lentejas ya se han ido ja,ja,ja...

Las lecturas en voz alta tampoco han fluido, aunque algo hemos hecho. El Quijote ya va muy avanzado, al final algún día lo terminaremos y lo bueno es que ya he conseguido que dejen de protestar y en ocasiones se rían. Estamos terminando libros que teníamos a medias.

Organizar los trabajos domésticos no ha resultado sencillo esta semana. Pensaba yo lo que decía siempre la madre Teresa de Calcuta, pero ¿cómo va a haber paz en el mundo si no hay paz en nuestras familias? 

En general sensación de pérdida de tiempo, mucho caos, nervios por mi parte, en fin...todo lo que no queremos que suceda cuando haces homeschooling, pero que frecuentemente, "de vez en cuando" pasa. 

Lo mejor de la semana es por un lado que ya ha pasado, que terminó algo mejor de lo que empezó y sobre todo ver lo poco que he gastado  para el comienzo del curso. He intentado comprar solo lo imprescindible, ya que este año tenemos que pagar escuela a distancia para los dos mayores y clases particulares para ambos. Por lo que este es el "pastón" que me ha costado la NO vuelta al cole para cinco muchachitos.

                                                        TOTAL MATERIALES: 19 euros 

Libro texto para la EOI del mayor = 15 euros (cuesta mucho más pero lo hemos conseguido  en wallapop)

Libro texto de física del mayor = 4 euros (también de segunda mano) 

No está mal ¿no? Siempre digo que no existe opción educativa más flexible económicamente hablando. Te puedes gastar hasta el infinito y puedes educar en casa gastando prácticamente nada. 

Y lo que nunca falla cuando la vorágine se ha apoderado del hogar y piensas que vas a explotar de un momento a otro, dejarlo todo como está (tal cual, sin esperar a que termine la lavadora, sin hacer la cama, sin recoger el desorden generalizado) y salir pitando a respirar, si puede ser un poco de aire puro ¡¡¡¡Mano de santo, amigos!!!!




"Antes si que había tiempo. Tiempo para pasear o para sentarse a mirar los narcisos. O para dejar el trabajo de la casa sin más, salir por la puerta de atrás y subir la montaña a disfrutar de la placidez de una mañana de primavera y a escuchar el canto de la alondra"

ROSAMUNDE PILCHER Septiembre

22 de septiembre de 2017

Adolescentes homeschoolers

En unos días terminamos nuestras vacaciones y empezamos el nuevo "curso". En esta entrada os voy a contar un poco el "planazo" para mis dos adolescentes. Y a ver si  me animo y cuelgo un vídeo sobre como estoy viviendo esta etapa de nuestros hijos porque me está sorprendiendo mucho y para bien.



Este año es el último de mi "niño de septiembre". Hace unos meses me recomendaron uno de los libros más sencillos y bonitos que he leído jamás. Se llama Elisabeth y su jardín alemán de Elisabeth von Arnim. La autora al hablar de sus hijas, dice: mi niña de marzo, mi niña de abril etc... y me gustó mucho el detalle. Pues eso, que "mi niño de septiembre"  en USA termina el grado 12 de Hich School que corresponde a segundo de bachillerato en España. No me puedo creer que vaya a terminar su formación académica sin haber pisado un aula. La verdad es que jamás habría imaginado que iba a llegar tan lejos haciendo homeschooling. El año se presenta movidito, con mucho trabajo, pues hay que tener mucho cuidado para completar todos los requisitos por un lado de USA y por otro lado de España pues pretendemos que el título de Hich School sea homologado. No se lo que va a pasar y lo cierto es que mi mente aún escolarizada, desea fervientemente tener el título en mis manos por muchas razones:

  • La primera por cuestiones prácticas y es que la vida es más sencilla con el título. Puertas no te va a cerrar, eso está claro. Vas a tener que dar  menos vueltas para llegar donde queramos llegar, cuestión que por otro lado no tenemos clara del todo.
  • Otra razón es por justicia. Me resultaría tremendamente injusto que un buen estudiante no tuviese el "papelito" por haber aprendido fuera de la escuela ¡¡¡Que vuelvan los exámenes libres!!! Ahora mismo se podría examinar por libre de la ESO a los 18 pero me parece injusto y absurdo porque él está superando sin ningún problema el bachillerato. 
  • Porque está matriculado en Clonlara una escuela a distancia y la verdad es que nos está suponiendo un desembolso económico importante. 
Este año tiene que estudiar mucho, hacer un trabajo que en principio va a ser sobre astro física: el origen del Universo, el origen de la vida, tocando la metafísica, la teología, la filosofía etc... Ha empezado ya a trabajar en ello durante las vacaciones. Se ha creado un blog en el que va a ir reflejando lo que va investigando aunque no se si va a ser público o privado. A estas edades ya se vuelven muy reservados para sus cosas. A parte sigue con el bachillerato de ciencias, o sea: matemáticas, física, biología. Con profe de ciencias para todas estas materias, excepto a biología que la estudiará por su cuenta. La historia, lengua, filosofía, geografía etc...también por su cuenta. Inglés en la EOI.

Leyendo sigue leyendo mucho. Se deja recomendar, aunque el problema es que cada vez es más difícil encontrar libros que sean amenos, entretenidos y que tengan cierta calidad. Ahora mismo están leyendo a Emilio Salgari (los dos mayores) y les está gustando. Cada vez que descubro a un autor prolífico que les gusta, soy feliz porque se que durante un tiempo van a tener para leer y lo mismo me pasa a mí cuando descubro un filón.







Mi "niño de febrero" empieza este año el grado 9º en USA de Hich School (va a ser su primer año matriculado en Clonlara) que corresponde a 3º de la ESO en España. Hasta este curso llego yo acompañándoles en ciencias, por lo que este año también va tener que recibir clases de matemáticas, física, química etc...Además  desde que era pequeñito dice que quiere ser piloto, por lo que tiene que estar fuerte en estas materias. En esta casa y de momento parece que son todos de ciencias puras.
El resto de las materias las trabajará por su cuenta (es muy autónomo desde siempre) .De hecho no esperó ni a las matronas para nacer ja,ja...También es un lector voraz pero es difícil encontrar libros que le entusiasmen y no le gusta nada dejarse aconsejar por lo que suelo utilizar el plan B:
-Te he descargado un libro en el Kindle pero no se si te va a gustar, tiene pinta de ser un poco rollo, si no quieres ni lo mires, si eso lo borro...
Cuando el mayor dice que le encanta lo que está leyendo, le digo yo:
-nooooo, no digas que te gusta ja,ja,ja...
A ver este año que tal le va, ya os iré contando. Tiene también un canal de YouTube, con vídeos de sus dos aficiones: la informática y los saltos. Yo les insisto a los dos mayores para que hagan vídeos con reseñas de los libros que leen, pero se niegan.





En otro rato os cuento el plan con "mis niños de julio, noviembre y diciembre". 

Pero desde luego para mi: 

"La época para disfrutar a tope del homeschooling, es precisamente la adolescencia, que es también paradójicamente, cuando la mayoría de las familias escolarizan"
Es como si te regalan un "cachito" tierra, la limpias, le quitas las malas hierbas, pasas la mula mecánica, la abonas con mantillo, rastrillas, siembras semillas de hortalizas, te ocupas de que no le falte agua en abundancia, vigilas las plagas, observas orgulloso el crecimiento y cuando las plantas están llenas de frutos sólo esperando madurar, decides abandonar la tierra porque es muy duro, porque no puedes más. Vaya pena ¿no? 
Sólo faltaba recoger.

5 de septiembre de 2017

Serie de vídeos sobre: Homeschooling ¿Por dónde empiezo?

Un día por escuchar a mis hijos y por superarme a mi misma se me ocurrió probar a grabarme con el móvil y subirlo a YouTube. Me sorprendió comprobar que había sido capaz, que no me había resultado difícil, que era algo así como hablar con una amiga tomándote un café. Como muchos habéis estado de vacaciones os dejo esta entrada con todos los vídeos que he subido y el tema que trato en cada uno.
Son caseros 100%, grabados del tirón. Al volver a escucharlos veo que hay muchos fallos y no sólo técnicos ja,ja,ja...Omisiones, repeticiones, de todo un poco pero bueno a todo se aprende, también a hablar en "público". Gracias por vuestra paciencia y la buena aceptación que están teniendo a pesar de sus deficiencias.

ESTO ES LO QUE NOS LLEVÓ A DECIDIRNOS POR EL HOMESCHOOLING: Este es el primer vídeo que grabé, espontáneo. Intentando responder como cualquier amigo me pregunta: Oye y ¿por qué os dio por educar a vuestros hijos en familia?





HOMESCHOOLING ¿POR DÓNDE EMPIEZO? I ¡¡¡HAZ UN DOSSIER!!!: Este segundo vídeo, más corto, grabado en la siesta del peque mientras le daba de mamar (por eso estoy en la cama...ahí madre) Hablo de lo bien que me ha venido a mi llevar un dossier.







HOMESCHOOLING, ¿POR DÓNDE EMPIEZO? II OBJETIVOS: Este es el tercer vídeo de la serie. Aquí hablo de las necesidades auténticas de los niños que no siempre son aprender a leer y escribir con seis años y de como compaginarlas con lo que nosotros consideramos "imprescindible" en su educación.





HOMESCHOOLING, ¿POR DÓNDE EMPIEZO? III METODOLOGÍA. Ya tienes claro que vas a educar a tus niños en casa, sabes que es lo que quieres que aprendan pero ¿de qué manera llevarlo a cabo? Parece que reproducir el sistema escolar no va a ser lo mejor, pero existen otras maneras de aprender. Doy unas pinceladas de las diferentes maneras que conozco de educar en familia: Waldorf, Montessori, Charlotte Mason, trabajar por proyectos, escuela en casa, Pestalozzi.



CHARLOTTE MASON, ¿ES UN MÉTODO VÁLIDO PARA EL HOMESCHOOLING DEL SIGLO XXI? Este vídeo sería una continuación del anterior. No pensaba hacerlo pues no soy ninguna experta en esta pensadora, pero me preguntasteis muchos sobre esta filosofía y os he contado lo poco que se y como se puede aplicar en la educación en familia.



PRESENTACIÓN DE UN TEXTO QUE ESCRIBÍ HACE AÑOS:


PERSEVERAR A TRAVÉS DE LOS AÑOS HACIENDO HOMESCHOOLING, ¿ES FÁCIL?
Este vídeo tampoco pertenecería a la serie de ¿Por dónde empiezo?, pero lo hice porque también es algo que me pregunto y me preguntáis con mucha frecuencia. Así que prefiero hablar de algo que os inquiete, a soltar mi rollo que a lo mejor no interesa a nadie.


SEXTO VÍDEO DE LA SERIE ¿POR DÓNDE EMPIEZO? EL TEMA ECONÓMICO.

De verdad de la buena: no hace falta ser rico para educar en familia. Sólo rico en amor, de eso si hacen falta toneladas...



VÍDEO SOBRE LA IMPORTANCIA DE PASAR MUCHO TIEMPO EN CONTACTO CON LA NATURALEZA.

En este vídeo hablo de lo vital que es tomar el sol todos los días para gozar de una buena salud. En el vídeo olvidé tratar del tema de los protectores solares, pero podéis buscar mucha información en Internet. Por intuición hace años que dejé de utilizarlos y con mis hijos nunca he usado pues nunca se dejaban ponerse cremas. Ahora se empieza a demostrar que los protectores solares químicos son tóxicos, contaminan nuestros océanos, nuestros cuerpos y la mayoría están aumentando nuestras posibilidades de acabar con algún tipo de cáncer.
Si es imprescindible podemos hacernos nosotros uno (yo este año he preparado uno para la playa con óxido de zinc) o lo podemos comprar en un herbolario, pero que sean protectores físicos (no químicos).







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...