13 de noviembre de 2010

Cuando un hijo se va...

Esta es una historia triste, muy triste, que ha durado algo más de siete meses y con un final que en apariencia también es profundamente triste, aunque nosotros sentimos que a pesar de todo, finalmente ha triunfado el Amor. Soy consciente de que es imposible poder transmitir con palabras el dolor infinito que sentimos, la tristeza que nos desgarra y que solo el paso inexorable del tiempo conseguirá ir suavizando, aunque se que jamás nos abandonará del todo. Hay heridas que nunca se cierran y vacíos que nada ni nadie pueden llenar.
Siempre deseamos otro bebé y la Vida nos lo dio sin demora, me quedé nueva y felizmente embarazada de nuestro quinto cachorrito. Los primeros meses transcurrieron igual que en mis anteriores embarazos, muchas nauseas, excesivo cansancio y poco más.
Retrasé un tiempo la primera revisión, me planteé seriamente no ir hasta el final del embarazo para saber si el bebé estaba bien colocado, que es en realidad lo más importante para que te atiendan un parto en casa y más si eres multípara, pero aún no entiendo que me movió a ello y tampoco se si me arrepiento o no, la cuestión es que fui, y sin aparente razón estaba excesivamente nerviosa al entrar en aquella consulta y salí llorando como una magdalena.
“Casualmente” fui a esa primera revisión en la semana doce de mi gestación, que es cuando se mide la translucencia nucal del bebé. Yo no sabía ni lo que era eso, pero jamás olvidaré la cara de la ginecóloga que nos comunicó que la medida estaba un poco aumentada, al límite, no tenía porqué ser preocupante pero….me recomendaba hacerme la amniocentesis para saber si el bebé tenía alguna anomalía cromosómica o alguna malformación y así poder decidir si deseaba seguir o no adelante con el embarazo. Aquella mañana fue la primera de otras muchas en las que diferentes médicos me iban a proponer, insinuar o invitar una y otra vez a terminar con aquella vida que se estaba gestando en mi útero. Creo que aquella mañana, con ese sexto sentido que Dios nos dio a las mujeres y sobre todo a las mamás, intuí  todo lo que iba a venir después, sentí que una espada me transpasaba el alma. Justo en esos días me estaban abandonando las nauseas que no el cansancio, pero ya no logré disfrutar de mi embarazo salvo en momentos muy puntuales y haciendo un gran esfuerzo por mi parte. Como yo mostré mi preocupación por aquella maldita cifra, por aquellos 2.5 mm, decidieron desviarme a otro hospital ultramoderno con ecógrafos de última tecnología, para hacerme la ecografía morfológica de las veinte semanas y que me quedase tranquila.
Y llegó el día y allí estábamos los seis emocionados pues íbamos a ver muy bien al bebé, aunque yo no lograba relajarme. En cuanto me tumbé y empezó el médico a hacerme la ecografía, su semblante se transformó, me miró, me empezó a hacer preguntas, a mover la cabeza, me pidió que fuésemos a dar una vuelta y que volviésemos pues no había podido ver la cámara gástrica del bebé, que en ocasiones sucedía….Le preguntamos que era lo que ocurría y nos dijo que nos fuésemos y que luego nos comentaba. Ese día comenzó la "pesadilla" pues volvimos a la hora y seguía sin visualizarse el estómago. Nos pidieron que los niños se quedasen fuera con una enfermera y nos explicaron a mi marido y a mi, que algo no estaba bien, que habían detectado algunos “hallazgos” en la ecografía muy preocupantes, nos volvieron a aconsejar la amniocentesis para decidir si queríamos seguir adelante con la vida de nuestro hijo o no. Mostramos nuestra clara postura de dejar a la Naturaleza decidir la duración de esa vida y por tanto nos citaron para repetir la ecografía en unos días.
Mi embarazo se convirtió de repente en un embarazo de alto riesgo, aunque nunca conseguí entender para quien era el riesgo (tampoco me lo supieron explicar).La vida de nuestro hijo no parecía importarles demasiado y mi vida no tenía por qué correr peligro alguno. Se empeñaban en citarme cada pocos días, entonces les cuestionaba: ¿para qué quieren verme con tanta frecuencia? En cierta ocasión les pregunté si podían hacer algo por el bebé y me respondieron que no, pero que era preciso seguir un control ya que  era un embarazo de alto riesgo, ¡¡vamos la pescadilla que se muerde la cola!!!. Bajo mi responsabilidad yo alargaba las revisiones, pues cada una de ellas era un tormento del cual luego me costaba recuperarme. Ya no deseaba ni que pasaran los niños, por el ambiente que se respiraba en aquellas citas, se quedaban con mi marido fuera y mientras yo permanecía tumbada durante mucho tiempo, rodeada de médicos que ni me miraban y que entre ellos comentaban los nuevos hallazgos (siempre había nuevos hallazgos, terminé odiando esa palabra), cifras y términos.... muchos de los cuales no entendía, para finalmente preguntarme si seguía “empeñada” en seguir con el embarazo. En ningún momento tuve ningún apoyo, ninguna palabra de ánimo, a todas las mamás les daban fotos de las ecografías, a todas menos a mi y detalles como ese duelen tanto…Tan solo en una o dos ocasiones me preguntaron si quería verlo y movieron el monitor para mostrarme a mi bebé…No respetaron mi deseo de no saber el sexo del bebé y me dijeron que era “otro niño” pues debieron considerar que dada la problemática, ese deseo era tan sólo un capricho de una madre cabezota. Para ellos no era importante el hecho de que esa madre amara a su hijo como a sus hermanos, con toda su alma, con todo su ser…En la penúltima ecografía recuerdo que la ginecóloga mostró cierta ternura por mi bebé y por mi, noté un cambio en su actitud, se la veía conmovida y recuerdo que al salir le comenté a mi marido: ¡¡Nuestro bebé está transformando también el corazón de estos médicos!!
Siempre era igual, entraba en la consulta, cada vez había un médico diferente (al final llegué a conocer a todo el equipo del hospital) que me saludaba con cordialidad, me pedía la anterior ecografía y entonces empezaba a leer (tardaba un buen rato), me miraba, movía la cabeza sin poder dar crédito a lo que tenía ante si, ponía cara de pésame, me pedía que me tumbase en la camilla que me iba a mirar, comenzaba la ecografía y a los pocos minutos cogía el móvil llamaba a sus colegas y enseguida estaba de nuevo rodeada de profesionales. En una ocasión el médico me preguntó si sabía los problemas que tenía el bebé, al responderle que si, que perfectamente, me hizo que le repitiese lo que había entendido hasta el momento y se quedó sorprendido al ver que era consciente de todo. Era uno de los que debía dudar seriamente de mi capacidad intelectual, me imagino que se daría cuenta de que no era totalmente estúpida, ya no se que pensaría...
No podían comprender que lo llevasemos con semejante serenidad y entereza, en cierta ocasión un médico me comentó que ya tenía cuatro hijos y que tenía que pensar en ellos no sólo en mi....Nunca les pedí consejo...
En medio de todo y cuando ya no podía más decidimos irnos de vacaciones y en aquellos días fuimos felices, lejos del hospital, centrados en nosotros, en mi bebé que pataleaba en mi barriga, rezando y confiando en que podía producirse un milagro y mi chiquitín podía sanar aunque yo continuase sin ver futuro.
En todos mis embarazos, antes incluso de hacerme la prueba ya siento el instinto de nido y comienzo a organizar la casa y mi vida de una manera compulsiva. En esta ocasión nunca sentí esa necesidad, no lograba verme con mi bebé en brazos, nunca le vi en nuestra familia, en nuestra casa…pero pensaba que eso podía cambiar en cualquier momento, que tal vez todo lo que me decían los médicos me había influido, que podría ser debido a mi cansancio sobrenatural que no me permitía más que sobrevivir.
Tenía que seguir confiando a pesar de todo "En la confianza está vuestra fuerza" me repetía una y otra vez. Recuerdo que siempre le decía a mi marido: "No podemos perder la fe y la confianza a la primera..." aunque yo misma me sorprendía a mi misma por la fuerza con que llevábamos todo...
Han sido meses de mucho dolor, de muchas lágrimas, de mucho aprendizaje, meses de fraternidad entre los miembros de la familia que nos hemos unido como si fuésemos una piña, meses también llenos de sonrisas (a veces nos moríamos de la risa comentando las  diferentes anécdotas que nos ocurrían en el hospital)
Meses impregnados de esperanza, en contra de toda lógica, en contra de la razón, de la ciencia... Recuerdo una ocasión en la que había una enfermera muy simpática que al preguntarme si tenía más niños y decirle que cuatro chicos, me dijo: ¿y el que esperas que es? Al responderle que otro niño, me dijo: "No pasa nada hija, mientras venga bien es lo único importante". A mi me hizo gracia sobre todo ver la cara del médico, el pobre no sabía como hacer para callar a aquella enfermera parlanchina....que seguía insistiendo en que lo único importante es que viniese bien....
Meses en los que pedí incansablemente oraciones a amigos, familiares y sobre todo en redes de internet por la vida de mi bebé y me sorprendí recibiendo cientos de mensajes de personas de todo el mundo que se conmovieron profundamente con nuestra historia. Muchas me escribían a diario, solo para mandarme dos palabras de consuelo, recordarme que no se olvidaban ningún día de rezar por nosotros, conocí muchas mujeres y hombres que habían vivido historias parecidas que en ocasiones terminaron bien y en otras de una manera diferente a lo esperado. Hermanos y hermanas que nos han acompañado con sus palabras que se convertían en bálsamos en días tan difíciles. Era milagroso recibir cada día la palabra que necesitabamos, una frase, una oración, una historia...yo estaba convencida de que eran ángeles... hay ciertas cosas que no pueden ser casuales. Al compartir el dolor, el sufrimiento, te vuelves mucho más sensible a los problemas de los demás y dejas de centrarte en ti para terminar sintiendo compasión hasta de las estrellas. Me sorprendí muchísimo al comprobar que muchas personas de las que tenían cada día una palabra de ánimo, de apoyo estaban viviendo situaciones más angustiosas que la mía y pensaba: Dios mío ¿cómo pueden?
Ha sido todo un aprendizaje vital, por el que hemos tenido que pagar un altísimo precio, durante estos meses nos hemos conocido a nosotros mismos como nunca, los sentimientos eran sorprendentes, pasando por muchas etapas. Hubo momentos sobre todo al principio, en que incluso sentí cierto rechazo por el bebé, ganas de que todo terminase cuanto antes, ganas de tirar la toalla, pero en seguida esos sentimientos negativos fueron siendo sustituidos por puro amor (que es lo que quedó al final) y por ganas de luchar con las únicas armas que poseia. Consciente de que el bebé sólo nos tenía a nosotros y dentro de mis limitadísimas posibilidades pues frecuentemente me sentía abatida, intenté en todo momento enviarle fuerzas, transmitirle mi amor, le hablaba de la cantidad de personas que estaban pendientes de su vida, que le amaban, además de nosotros.
Desde el principio intuí que la ciencia nada podía hacer por mi hijo, que estaba en manos de Dios y que solo Él podía sanarle. Han sido meses de esperar, de confiar, de crecimiento en todos los sentidos…Han estado bañados en lágrimas pero no eran de desesperación, en muchas ocasiones me sentía inmensamente feliz, con una paz que nunca antes había sentido. Me sentía centrada en lo que de verdad importa, ha sido toda una cura de humildad el darte cuenta de que ante lo realmente importante de la vida nada puedes hacer. Habíamos apostado por la vida y sólo nos quedaba entregarnos confiadamente, sabiendo que lo que sucediese aunque no fuese exactamente lo que nosotros esperábamos y deseábamos, era lo mejor para toda la familia.
Pero llegaron momentos aún más difíciles, tiempos de tomar decisiones. Un día me propusieron hacerme la amniocentesis para descartar que el bebé tuviese alguna anomalía cromosómica. Si el bebé era “normal” podían intentar una complicada operación intrauterina que se efectúaba  en una clínica de nuestro país. Entonces pregunté a los médicos cual era la razón por la cual esa operación sólo se practicaba a bebés cromosómicamente normales y la razón tan pragmática me heló el corazón. Me respondieron sencillamente que se trataba de una operación muy costosa. (Vamos que sólo un bebé "normal" tenía derecho a ese derroche de medios) Los mismos médicos que no tenían reparos en proponerme una y otra vez el aborto, ahora me ofrecían una operación para darle una oportunidad al niño si era “normal”…Nos dieron un fin de semana para pensarlo pero nuestras dudas se disiparon en pocas horas. Yo sabía que con tanta gente que teníamos orando por nosotros, unido a nuestra intuición (cuando una mujer está embarazada la conexión con el bebé es total) no podíamos equivocarnos. Además era increible como pensamos en todo momento lo mismo mi marido y yo, bastaba una mirada y las palabras sobraban. Me repugnaba el planteamiento, era demasiado complicado, antinatural y optamos por “no hacer” y una vez tomada la decisión nos sentimos bien, con mucha paz, presentíamos que era lo mejor...El bebé seguiría en mi barriguita, protegido hasta que le llegase el momento de abandonarla, luego ya se vería.
En aquellos días descubrieron más y más problemas, el líquido amniótico estaba aumentadísimo y empezaron a preocuparse también por mi vida, podía sufrir insuficiencia cardio-respiratoria, podía tener fuertes hemorragias después del parto…podía, podía….Incluso llegaron a decirme que lo mejor sería dejarme ingresada para poder observarme….Menos mal que no soy nada asustadiza y estaba absolutamente segura de que no me iba a suceder nada terrible...
En otra cita que sentí la necesidad de que entrasen los nenes y mi esposo, nos explicaron que lo mejor era derivarnos de nuevo a otro hospital en el que existía la posibilidad de intervenir quirúrgicamente al bebé cuando naciese, pero que sería preciso provocar el parto ya, probablemente hacer una cesárea, ver el estado del bebé, estabilizarlo, fortalecerle los pulmones con corticoides…Nosotros aceptamos hablar con el equipo de neonatólogos, los cirujanos etc…pero dejamos claro nuestro deseo de permanecer con el bebé en todo momento. Tras mirarnos como si fuésemos marcianos nos explicaron que eso en España era impensable, que tan solo en EEUU hay un hospital donde la mamá puede permanecer todo el tiempo junto a su hijo, excepto el tiempo de la intervención, pero que eso del contacto piel a piel en nuestro caso era algo ¡¡secundario!!, que no podíamos ni tan siquiera soñarlo, que habíamos querido llegar hasta aquí y que nadie sabía lo que nos podíamos encontrar. ¡¡Secundario el contacto piel a piel con un recién nacido que tenía mil problemas y que con toda seguridad no iba a poder recuperar el  tiempo perdido, no podía entender nada!!! ¡¡¡No entiendo nada!!!¡¡¡Pero que mundo tenemos!!! Y lo peor es que terminan por hacerte dudar, hacen tambalear tus convicciones más profundas...
Cuando nos despedimos nos dieron las manos y tanto mi marido como yo tuvimos la sensación de que se quedaban bien tranquilos pensando que se habían quitado un buen problema de encima, la responsabilidad ya sería para los del próximo hospital…pero se equivocaban ...
El día cinco de noviembre me fui de paseo con mis niños pues durante estos meses, no hemos tenido ninguna rutina intelectual, ninguna…ni tan siquiera la lectura en voz alta. Seamos realistas ¿quién puede pensar en el latín o en las multiplicaciones ante algo así? Cuando estábamos en el campo sentí por primera vez en tantos meses de una manera, como diría Descartes, clara y distinta que había llegado el momento de abandonarme confiadamente, que el milagro (al menos como yo había estado deseándolo) no se iba a producir y que no iba a ser yo quien alterase el curso de la Naturaleza, no quería que me provocasen el parto…Esperaríamos a hablar con los médicos pero a no ser que nos diesen muchísimas esperanzas o por lo menos alguna !!! no íbamos a permitir que se llevasen el bebé nada más nacer y que a las horas o a los días nos dijesen que no habían podido hacer nada para salvarle la vida….Recordad que yo no veía futuro. El diagnóstico no podía ser más desalentador..
Al volver del paseo comencé a tener contracciones, pero en este embarazo he tenido tantas contracciones y tantos sustos que pensé que era otro más, de hecho hacía  ya semanas que me aseguraron que me pondría de parto en cualquier momento. Ni siquiera llamé a mi marido que estaba trabajando bien lejos, me limité a descansar que es lo que hacía siempre que me ocurría algo así, pero al entrar Carlos por la puerta de casa, empecé a sentir contracciones mucho mas seguidas e intensas y al ratito me ocurrió algo que en ningún embarazo me había sucedido, rompí la bolsa amniótica y para colmo el liquido estaba manchado. Llamé a las matronas que siempre me han atendido los partos y me aconsejaron que me fuese al hospital a la mayor brevedad. Desde el principio del embarazo sabía que no me iban a atender el parto en casa, yo lo deseaba con todo mi corazón, sabía que mi hijo podía nacer perfectamente entre nosotros, que nada malo nos iba a suceder pero no me dieron la opción y aunque mi marido me habría apoyado incluso a intentarlo solos, pensé que al fin y al cabo teníamos cuatro niños y que para eso están los hospitales: para cuando hay problemas, por lo que tuve tiempo de asumir que mi bebé no iba a nacer en su hogar, aunque tampoco perdí en ningún momento la esperanza. Mi madre siempre dice que soy muy terca, pero no es cierto, soy tenaz eh!!! Hasta el último momento le animé para que naciese aunque fuese en el coche, pero no me hizo caso, ¡¡¡estos niños!!! Ahora entiendo que  no quiso complicarnos más las cosas.
Apañamos a los niños rápidamente y se los llevamos a unos amigos maravillosos que viven cerca. Yo iba como oveja que va al matadero, pensaba que aunque era mi quinto parto ¡¡¡no sabía que iba a pasar!!! Me había informado bastante de los protocolos hospitalarios, pero no dejaba de ser una primeriza cuando pasamos por urgencias diciendo que había roto la bolsa y la chica de la recepción con una sonrisa de oreja a oreja nos dijo: ¡¡Qué bien, ya llegó el momento!!
Nos hicieron pasar rápidamente y cuando vieron los informes en el ordenador se les cayó el mundo a los pies, ¡¡¡¡menudo marrón les llegaba a media noche!!!. Yo por dentro me reía y pensaba: ¡¡pobrecillos que preocupados están, si no va a pasar nada...!! Bueno yo sabía lo que iba a pasar, pero eso no iba a afectar a su rutina. Me hicieron un tacto vaginal y vieron que estaba de cinco centímetros de dilatación y según sus palabras: ¡¡Ya no había manera de parar esto…!!! ¡¡¡Pretendían detener la fuerza de la naturaleza para que me fuese a otro hospital!!! No me lo podía creer, aunque claro yo sabía que eso no había quien lo parase. Me hicieron poner un camisón, dejaron pasar por fin a mi marido y nos llevaron a un paritorio, donde me monitorizaron y me cogieron una vía. Por los informes estaban al tanto de que había tenido cuatro hijos de manera natural, en partos domiciliarios, que deseaba otro parto lo más natural posible etc…pero aún así me dijeron que había ciertas cosas que no eran negociables, me tenían que coger la vía por si…La sala se llenó de profesionales, a mi izquierda hablaban constantemente de cesárea de emergencia, por lo que me tenían que ir preparando, poniendo antibiótico por si tenía una infección, por si…Y a nuestra derecha estaban los neonatólogos que querían saber claramente que hacer con el bebé cuando naciese. Sin duda alguna, entre contracciones, rodeada de extraños, tumbada en una camilla y atenta a los de la derecha que insistían con el antibiótico y la cesárea les expusimos mi marido y yo con toda la serenidad que la situación desesperada permitía, que lo único que deseábamos era que cuando naciese el pequeño no le cortasen el cordón hasta que dejase de latir, me lo pusieran encima del pecho y desde ahí observasen lo que quisiesen observar, que si el bebé con todos los problemas que tenía y con sus 800 gramos de peso, estaba preparado para vivir sin duda lo haría….
Yo creo que fue terminar de decir esto, cuando sentí deseos de empujar y entonces la mujer salvaje que todas llevamos dentro salió, en aquella sala llena de personas inquietas que se movían de aquí para allá, llena de luz, de ruido. Me arranqué ante el estupor de los congregados las cintas de los monitores, me puse en la camilla de rodillas y con una especie de lamento pregunté: ¿Es preciso que haya tanta gente aquí? Y escuché un contundente y rotundo: Si, es necesario.
Está bien….yo lo intenté...en ese instante nació nuestro amor, ¡¡¡él solito!!! como habían nacido sus hermanos, como nacen todos los niños cuando les llega su momento pues como dice Consuelo Ruiz:
“Es bueno y práctico confiar, reconocer que hay un poder, una fuerza superior a la humana: la inconmensurable de la Naturaleza, que sustenta el equilibrio de los astros, que ordena minuciosamente el sucederse de las estaciones, el crecimiento de plantas y animales y, por supuesto, el nacimiento de los seres humanos” .

Y entones escuché otra voz histérica que decía: ¡¡¡Cogedle!!! Pero como una loba reaccioné: ¡Que no le toque nadie! Y se hizo el silencio….Y le cogí entre mis manos, ¡¡¡¡era tan pequeño!!!!, pero vivía, se lo mostré a mi marido y le dije:¡¡¡Bautízale!!! Ya llevábamos un botecito con agua y lo bautizó poniéndole el nombre de Kai. Entonces me tumbé, me ayudaron a quitarme el camisón y me lo puse encima del pecho, le tapamos con una toalla, igual que hemos hecho con todos nuestros hijos y en ese momento mi marido les pidió que por favor nos dejasen solos y fueron saliendo todos en absoluto silencio hasta que nos quedamos los tres.  Kai agarró con su diminuta manita un dedo de mi marido mientras yo le acaricia, le besaba y sentía ese amor infinito que hasta te duele. A los pocos minutos su corazoncito dejó de latir….pero durante horas estuvimos así, los tres juntos.
A partir de ese momento todo el personal del hospital nos mostró un profundo respeto y nos trataron con cariño entrando solo para comprobar que yo estuviese bien, para tratar de aspectos burocráticos (que es lo peor en estos casos y de lo cual no voy a hablar pues es demasiado desagradable y nada tiene que ver con los misterios de la vida y la muerte)
Ya teníamos decidido cremar su cuerpecito, algo que también extrañó muchísimo pues parece que lo más frecuente en casos así es que los padres no quieren ni ver al bebé, mucho menos tocarlo y permanecer con él una vez que ya no vive, pero nosotros tuvimos tiempo de ir trabajándonos todos estos aspectos (Nos ayudó bastante esta página).
Cada vez que ha nacido un hijo nuestro hemos enterrado su placenta y luego encima plantado un árbol, con Kai decidimos enterrar las cenizas y poner un arbolito también.
Al día siguiente fuimos a despedirle, mi marido y yo con unos amigos íntimos, luego compramos un pequeño y precioso madroño, que es una planta autóctona de la zona donde vivimos, de hoja perenne, que da flores y frutos. Por la tarde mi marido lo plantó enfrente justo de nuestro dormitorio, es lo primero que vemos cada mañana al despertar. Es el árbol más pequeño y bonito de nuestro jardín.
Sabemos que hemos perdido un hijo y hemos ganado un ángel. Tenemos bastante paz pues creemos haber hecho lo único que podíamos hacer pero es muy grande el dolor, es inexplicable, piensas que no vas a poder soportarlo, sólo te produce cierto consuelo llorar y llorar, hablar de él, escribir sobre él, pensar en él, recordar su olor, su carita, su cuerpo, pero tienes que seguir viviendo…
Han sido casi ocho meses de gestación, una vida muy corta, una vida que no es considerada vida por el Estado español pues no nos han permitido registrarlo en el libro de familia por haber vivido menos de 24 horas, pero Kai ha vivido rodeado de amor, ha aportado algo valioso a este mundo, nos ha transformado a muchos, ha sido una vida muy plena…¡¡¡cuando se ha visto que un no nacido haya despertado tantas emociones, tanto amor, tantas lágrimas!!! Le decía a mi marido que aunque es lo más doloroso que me ha sucedido nunca, si me diesen a elegir prefiero haberlo tenido estos meses conmigo, con nosotros…que haberlo perdido a los tres meses de gestación…Teníamos que vivir esto, era necesario…todavía no lo podemos entender, es un gran misterio pero estoy segura que algún día se nos desvelará la verdad.
El Amor ha vencido a la ciencia deshumanizada que tenemos, tantas veces arrogante, que se considera omnipotente, la ciencia que se cree con poder sobre la vida y que puede decidir cuando merece la pena ser vivida y cuando no, que decide hasta cuando los seres humanos tienen que nacer o morir…Hemos vencido y eso me llena de poder, de fuerza y de orgullo, no han podido con nosotros…aunque lo han intentado incansablemente, ni tan siquiera han podido saber si nuestro bebé tenía o no algún síndrome ¡¡qué importa eso!!. Nada es mérito nuestro, no somos ni yo una supermujer, ni mi marido un superhombre, no somos ni siquiera valientes, pienso que son solo pequeños consuelos por haber respetado lo más sagrado que hay: "La vida humana".
Yo les digo a mis hijos, me digo a mi misma sin dejar de llorar…que hay vidas muy largas, llenas de años y años pero vacías y que una vida puede ser tan breve como la de nuestro bebé, pero totalmente plena y así lo siento, aunque esté desgarrada por el dolor. Su misión en la tierra terminó.
Es difícil vivir un puerperio sin bebé, con los pechos llenos de leche (menos mal que  tengo un hijito que aún sigue lactando), con un cuerpo que sangra y no sólo físicamente, es difícil seguir viviendo, descubrir que en el mundo de repente solo hay bebés recién nacidos y embarazadas felices…pero el dolor forma parte de la vida. El padrino espiritual de Kai, que también perdió un hijo, me mandó esta poesía de San Agustín que consuela algo mi corazón:
No llores si me amas,
5 noviembre 10
Kai Arribas Estorch
5-Noviembre-10
¡ Si conocieras el don de Dios y lo que es el Cielo!
Si pudieras oír el cántico de los ángeles y verme en medio de ellos!
Si pudieras ver desarrollarse ante tus ojos;
los horizontes, los campos y los nuevos senderos que atravieso!
Si por un instante pudieras contemplar como yo,
la belleza ante la cual las bellezas palidecen!
Créeme.
Cuando la muerte venga a romper las ligaduras
como ha roto las que a mí me encadenaban,
cuando llegue un día que Dios ha fijado y conoce,
y tu alma venga a este cielo en que te ha precedido la mía,
ese día volverás a verme,
sentirás que te sigo amando,
que te amé, y encontrarás mi corazón
con todas sus ternuras purificadas.
Volverás a verme en transfiguración, en éxtasis, feliz!
ya no esperando la muerte, sino avanzando contigo,
que te llevaré de la mano por senderos nuevos de Luz...y de Vida...
Enjuga tu llanto y no llores si me amas!

Kai ha marcado un antes y un después en nuestras vidas que nunca volverán a ser las mismas, tenemos que seguir adelante..no se cuanto durará este desgarro interior, el tiempo va cerrando las heridas, dicen que no pasará un solo día de nuestras vidas sin pensar en él y tampoco lo deseamos. Nuestra familia es más grande, ya tenemos cinco hijitos, sólo que el pequeñín, travieso... se nos ha adelantado y está esperándonos en el paraiso....¡¡¡Estos niños!!!!...

179 comentarios:

Ricardo dijo...

Desde que decidiste posponer el blog, he entrado en él casi a diario para ver si habías retomado la actividad. Leí el artículo en el que ponías de manifiesto los problemas con Asuntos Sociales... pero lo que nunca pude imaginarme es que lo que leería es la crónica de la pérdida de vuestro hijo Kai.
¿Qué os puede decir un cibernético desconocido a la familia en estas circunstancias? Poca cosa. Tus palabras me han provocado lágrimas de tristeza por la pérdida y de la alegría por la fuerza y unión de toda la familia. Gracias a ellas, he podido hacer míos vuestros sentimientos.
Os deseo todo lo mejor, a toda la familia. Humildemente os ofrezco todo mi apoyo moral.
Un fuerte abrazo a esa gran familia.

Perla Sarmiento de Adams dijo...

Paloma,

Te Dios te bendiga Paloma.

shanti dijo...

querida Paloma,perder un hijo es algo que nunca debiera ocurrir.dejame que comparta vuestro dolor y llorar esta noche por los mas traviesos de la familia.besos desde el corazon

Cristina dijo...

Siento mucho que hayan pasado esta experiencia tan triste y tan dolorosa... Tu hijo fue un gran maestro para much@s y lo será por mucho tiempo... Ustedes también han sido un gran ejemplo... gracias por contarnos su historia, un abrazo fuerte.

Albertina dijo...

Siento muchísimo que hayáis tenido que pasar por esto.

Conozco por desgracia el maltrato hospitalario, yo también lo viví.

Os mando un abrazo enorme, todo el ánimo y un besito para Kai.

Sylvia dijo...

Es una historia conmovedora Paloma, siento vuestro dolor y os mando mucha fuerza para seguir adelante.

Sabes, al leerte yo he sentido mucha paz. Vuestro hijo os tuvo a su lado para nacer y para irse y seguro que allí donde esté os está mirando con una sonrisa de amor.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Paloma, aún lloro por lo que acabo de leer... Os doy mi más sentido pésame a toda la familia.
Sois unos padres maravillosos...
Kai ha tenido suerte de haberos conocido, durante unas horas se ha sentido arropado con vosotros, nunca lo olvidará donde quiera que esté.
Una amiga mía también le pasó algo parecido a lo tuyo, la diferencia ella sabía que su hijito padecía una enfermedad en el corazón y en cuanto naciera le tendrían que operar. NAció a los casi 9 meses de gestación, pero ya no tenía latido... Pusieron al bebé encima de su mamá y durante horas les dejaron solitos al papá, la mamá y el bebé, se pudieron despedir de él tranquilamente.

Un gran beso a todos, Mara.

Jime... dijo...

Queridisima Paloma, con lágrimas te abrazo, los abrazo a todos y deseo que la Virgen los envuelva con su manto, y les traiga consuelo sobre todo en los momentos de mayor pena.
No puedo agregar mucho más a tus sabias palabras, el tiempo irá sicatrizando las heridas, y como vos decis, en algún momento se les desvelará la Verdad.

Quisiera estar fisicamente cerca para abrazarte y llorar juntas y por qué no para enojarnos con esta burocracia insensible... ay Paloma, Kai vivirá siempre en nuestros corazones mal que le pese al estado! ellos se lo pierden!

Kai ha traido un mensaje y ustedes han sabido escucharlo y honrarlo.

Los abrazo a la distancia con amor y con tristeza.

Desdemicordilleradelosandes dijo...

Reciban un abrazo cariñoso para cada uno de ustedes.
ayyyy que tristeza....
A Kai , nunca lo olvidaremos , brindaremos por él esta navidad.
Un beso Amiga.
Greisi

educandoenlacasa dijo...

Querida Paloma:

Ante el dolor sólo es posible el silencio. Te envió una abrazo silencioso. La vida de Kai ha sido fecunda pues en ella se abrió paso El Resucitado.

Anónimo dijo...

Cuando te preguntes cuántos hijos tienes, pues dices: "Cuatro aquí y uno en el cielo".
Ya tienes una razón más para desear ir al cielo cuando te toque, para desear que todos los tuyos vayan, pues ahí está Kai que ya se os ha adelantado. Se nos ha adelantado...

Gracias por tu buen testimonio.

Carolina

NuriaBadilla dijo...

Con lágrimas en los ojos llegué al nacimiento de Kai, agradeciendo por esa hermosa vida que se les regaló.
Son valientes, muy valientes y le dieron tanto amor, más del imaginable.
Tu dolor es mi dolor.

Un abrazo desde muy lejos

Anónimo dijo...

Un abrazo muy fuerte, familia.

Marta dijo...

Un abrazo enorme. Para los 7.

Noe dijo...

He llorado contigo. Por si te sirve de algo lee en la web de El parto es nuestro, la sección siempre en el corazón. Hay una "Carta desde el cielo" de María Jesús Blázquez que quizás te sirva. Muchas gracias por todo lo que has enseñado en este camino a tanta gente. El Padre está contigo, con vosotros. Muchos besos: Noe.

Anónimo dijo...

Vuestra vivencia no sólo me ha conmovido mucho sino que me ha hecho reflexionar (sigo haciéndolo desde que te he leído) y replantearme muchas cosas. Quisiera daros el pésame a los 6, pero a la vez expresaros mi agradecimiento por compartir vuestra experiencia y vuestros sentimientos y daros la enhorabuena (la enhorabuena, sí) por esa fe tan sólida, que yo carezco, que tanto os consuela y os hace vivir vuestra vida como estáis haciendo.
Os envidio.
Un fuerte abrazo de un anónimo seguidor.

Mónica Alvarez dijo...

Soy una seguidora de tu blog. Sabiendo de tu embarazo y que estabas en barbecho, llevaba tiempo sin venir. Hoy una amiga me avisó. Mi más sincero pésame para vosotros y para tu útero/alma sangrante. Mi más fuerte enhorabuena por ese nuevo hijo/ángel y por la fuerza y la sabiduría con la que habéis vivido todo este proceso tan triste pero a la vez tan lleno de amor. Hace poco alguien me preguntaba el interés que tienen los médicos en realizar abortos tempranos cuando hay malformaciones. Menudo marrón se quitan de encima... No sé decirte con palabras todo lo que me bulle en el corazón ahora mismo. Un abrazo de hermana a hermana.

Anónimo dijo...

Querida Paloma:
Soy Mar (no sé si te acuerdas de mí) Te sigo desde hace algún tiempo y a veces he comentado. Hoy no tenía ninguna intención de conectarme a internet, pero algo me impulsó a mirar tu página y ahora entiendo por qué. Lo siento muchísimo, no puedo dejar de llorar, son lágrimas de una tristeza inmensa y lágrimas de admiración profunda por vuestra sabiduría y vuestra conexión con la naturaleza salvaje, habéis hecho lo mejor para Kai y aún en ese ambiente hospitalario tan frío nació rodeado de amor y se fue en paz.
¡Qué prepotente es la ciencia y cuan alejados de la naturaleza! Ya sé que no hay palabra de consuelo que alivie vuestro dolor, pero quería unirme a vuestro duelo y desearos que la paz de Dios inunde vuestro corazón.
Contad con mis oraciones.
Muchos besos y mucho ánimo.
Con cariño, Mar.

♥ meninheira ♥ dijo...

Paloma, estoy tan avergonzada, espero que me perdones, vosotros pasando por este dolor y yo pidiéndote cosas. Por favor discúlpame.

Creo que todos los pasos que habeis dado han sido los correctos y es más, creo firmemente que han estado guiados.

Te mando un abrazo enorme, todo lo grande que puedas imaginar y aquí me ofrezco si pudiera ser de ayuda en algo.

Un beso muy grande a todos Paloma, lo siento mucho :*

Ketty dijo...

Paloma, gracias gracias gracias por haberme hecho parte de vuestras vidas aunque haya sido virtualmente. Gracias por haberme enseñado esa entereza con la que has llevado esta prueba que la vida te ha presentado. Las lágrimas han corrido por mis mejillas leyendo toda la entrada porque desde el principio tras el título ya imaginaba qué ibas a escribir. Gracias por haberme tocado espiritualmente de la manera que me has tocado. Gracias por haber permitido a Dios decidir el futuro de tu hijo en lugar de sacarlo de tu vida antes de tiempo. Pero nos queda el consuelo que sabemos perfectamente donde está tu bebé ahora mismo.
Un abrazo a ti y a toda tu familia. Sigue adelante con fuerza, nunca olvidarás a Kai, pero tienes a cuatro tesoros que van a seguir alegrándote la vida todos los días de tu vida.

Àfrica dijo...

Paloma,
no sé qué decir... lo siento mucho. Sólo mandarte un abrazo muy, muy fuerte...

N dijo...

Paloma: mucho amor, te mando, aunque no te falte, yo te mando más.

Marvan dijo...

Paloma, nos dejas sin palabras.
Es una lástima que tu hijito no tuvo la oportunidad de conocer la GRAN madre que tiene (o quizás justamente sí tuvo esta oportunidad).
El milagro no se hizo, o quizás sí.
Dios te eligió para darnos una lección de humildad a todos. Gracias por compartirlo.

Elisabet dijo...

Lo siento mucho.

Alana dijo...

Paloma, (antes de nada disculpa por escribir sin acentos, tengo problemas con el pc)
Acabo de leer tu mensaje, hace unos meses, cuando yo empezaba con mi blog, lei que dejabas el tuyo temporalmente para dedicar mas tiempo a tus hijos y al embarazo, me he acordado de vosotros alguna vez durante estos meses (aunque no me imagnaba que las cosas no iban bien) Por una parte siento el dolor que estas sintiendo y el de toda la familia pero tambien me maravilla leer el nacimiento que le disteis a vuestro pequeño. Eres muy valiente, y Kai (que nombre mas bonito!) escogio muy bien a su mama y a su papa. Y tambien me maravilla ver todo o que vuestro hijo ha conseguido cambiar en vuestra vida con tan poco tiempo. Sin duda... un angel! Con tu mensaje he revivido mi historia, yo tambien tengo dos angeles, mis niños de las estrellas como los llamo yo. No puedo decirte nada que te consuele en este momento, con el tiempo el dolor cambia, y se hace soportable y al final se convierte en Amor, amor por ese Ser que aunque no esta fisicamente forma parte de vosotros y de vuestra familia para siempre. Y por tu mensaje diria que esto ya lo estais logrando.
un abrazo para todos y cada uno de vosotros.

Conchita dijo...

Querida Paloma: no tenía ni idea. Te diría muchas cosas en persona, aquí sólo te mando un abrazo inmenso.
El poema de S. Agustín está escrito tras la muerte de su madre. Es lo que él creyó que ella le decía.
Te dejo un fragmento de El cantar de los cantares: "Grábame como un sello sobre tu corazón, como un sello sobre tu brazo, porque el Amor es fuerte como la Muerte."

Estoy segura de que Kai también ha marcado una diferencia en la vida de algunos sanitarios de los que os habéis cruzado en estos meses.

Un abrazo.


Conchita

Annabel dijo...

Eres la mejor madre que Kai pudo tener, ha tenido mucha suerte de ser tu hijo.

Ileana dijo...

Dios mío!!!
No he leído en mi vida, ni en la literatura, una lección de amor, de fuerza, de honestidad, de valor... tan hermosa como esta.
No tengo palabras.
Sólo mandarte el abrazo más grande del mundo y darte las gracias, muchas gracias por compartir tu historia.
Me quito el sombrero. Toda mi admiración y mi cariño.

María dijo...

Ay, Paloma, cuanto lo siento.... recuerdo cuando comentantes lo del pliegue.... en fin. Quiero mandaros un beso muy muy fuerte, un abrazo enorme y decirte que os admiro profundamente por todo lo que habeis hecho. Y darte la enhorabuena por tu bebé que, a pesar de haber tenido una vida tan cortita, desde luego a dejado huella y no sólo en vostros.... incluso aquí en la distancia y sin conoceros nunca olvidaré a vuestro hijo y la gran lección que a mí me a dado.....

Catalina dijo...

Paloma, no nos conocemos, pero permíteme enviarte un abrazo fortísimo.
El Señor te bendiga y te guarde. + El Señor te muestre su rostro y tenga misericordia de ti. + Vuelva el Señor su rostro hacia ti y te conceda la paz. + El Señor te bendiga +

Maria dijo...

Paloma, todo mi amor para vuestra familia. Kai os eligió como padres por algo, y al leer su historia puedo entender el por qué. Me ha emocionado mucho. Gracias por compartirla.

Rosa dijo...

Hola Paloma, he leído tu blog i otros sobre educacion en casa. Yo también tengo hijos pero van a una escuela, aunque comparto muchas de vuestras ideas.
Pienso que lo que hacéis es muy respetable e interessante.
No puedo expressar con palabras lo que he leído, lo que cuentas con tanta sinceridad i amor.Con tanta dignidad. Con tanta ternura. Como tu dices, no hay duda que este hijo ha canviado vuestras vidas. Mira si tiene fuerza vuestro hijo que hasta ha canviado algo de mí.Vuestro amor es el Amor en mayusculas. Y esto es la Vida en Mayusculas. Estoy segura que vuestro hijito con tan poco tiempo de vida ha sido mas querido i más feliz que muchas personas en toda una vida entera.
Siento mucho vuestro dolor i desde la distáncia, aunque no te conozca, te mando a tí, a tu marido y a tus cinco hijos un abrazo con todo mi corazón.

Sonia dijo...

Querida, queridísima Paloma: Un entrañabale abrazo desde aquí. Gracias infinitas por compartir tanto amor y enseñarnos tanto, gracias a tu compañero y a tu niño ángel... Luz y amor!

Mamavegana dijo...

Admiro tu valentpia, no perder la conexión con el bebe y no dejar que la medicina actual interviniera en ustedes... Menos mal que conatabas con el apoyo de tu esposo y de los tuyos... Esos minutos, el embarazo y todo es un recuerdo hermoso. Kai es el nombre de mi 2do bebe (nacido el 22/10/10) y en lengua Wayuu significa SOL.
Fuerza y que Kai sea el sol que te ilumine.

En casa dijo...

Mucho amor y fuerza para toda tu familia.

Anónimo dijo...

Durante todos estos meses te imaginaba feliz,esperando a tu nuevo bebé y entraba de vez en cuando pero no habia noticias;no me extrañaba ya que dijistes que te tomarías un descanso.Sigo tu blog desde hace un año y medio porque me gusta. Siento mucho lo que os ha pasado.Un abrazo

Silvia dijo...

Paloma, tu historia me conmovió profundamente y me atrevo a decir que a todos nos ha movido nuestros cimientos de "comodidad" y de no valorar lo que verdaderamente tiene importancia. Nos ha hecho mejores personas, porque el dolor existe por algo por más que leyendo tu experiencia uno se pregunte si es necesaria tanta pena, angustia, desgarramiento...
Tienes un don para trasmitir con tus palabras lo que sientes y por lo que has pasado y esto ayudará (y ya habrá ayudado) a muchas personas. Qué nombre tan lindo, Kai, me alegro de que haya estado con nosotros y de que lo hayáis conocido, ese niñito tan especial y tan importante que está con su Creador y que se asomó aunque fuera por poco tiempo para darnos a todos una lección dura pero hermosa de la transitoriedad de esta vida y de la realidad de que no tenemos contro sobre ella. Una lección de que la felicidad es algo más simple de lo que pensamos y que no siempre viene sola sino que a veces viene acompañada de otros sentimientos muy fuertes pero que poco a poco desvelan la importancia de haberlos sentido.
Yo sólo perdí un bebé a las pocas semanas, la experiencia no compara, pero no creo amiga Paloma que nunca se cierre la herida ni que nunca olvides, por favor no lo hagas, recuérdanos siempre de donde venimos y lo precario de nuestra estancia en este mundo. Lo que sí deseo es que tu dolor y tu experiencia se hagan más llevaderas y que la herida sane aunque la cicatriz siempre esté como testimonio de lo vivido.
Te queremos mucho y te mandamos un fuerte abrazo y muchos besos a tí y a tu familia.
Gracias por escribir y por compartir tu historia, gracias por no negarnos el dolor y la alegría que habéis sentido.
silvia

Dara dijo...

No puedo dejar de llorar, Paloma. Y no es de tristeza. Con lo duro que es nuestro lenguaje y me has transmitido una ENORME lección de AMOR. La vida y la muerte de la mano y toda una familia preparada para verlo, sentrilo, vivirlo así. Un bebé con tal misión sólo cabía en tu vientre, no podía ser en cualquier otro porque no hubiera podido.
FELICIDADES PALOMA POR TU QUINTO HIJO!!!!!
Mi amor para ti

Laura Perriello (doula) dijo...

hhhhhaayyyyyy DIOS mío PALOMA!!! qué SABIA, qué bella, qué necesaria MAESTRA sos. FAMILIA HERMOSA. Los abrazo sanadoramente y llorando de amor imaginando el arbolito que ves desde tu dormitorio. Amo tu entrega. Sos la madre más maravillosa que pudo haber tenido Kai. GRACIAS GRACIAS GRACIAS PARA SIEMPRE POR COMPARTIR ESTO.

Maite dijo...

siento que hayáis pasado por esto, no tengo palabras, de verdad, ni llego a imaginarme el dolor.

Un abrazo enorme.

Yasmin dijo...

El pequeño kai ha tenido y un recibimiento y una despedida llenos de amor y ternura. Seguro que desde donde esté sonrie feliz sabiendose tan amado.
Gracias por compartir tus sentimientos con nosotros Paloma, os admiro y os deseo mucha paz y fuerza, aunque no me cabe la menor duda de que la teneis.
Un fuerte abrazo para vosotros y, como no, para el pequeño Kai

Faith dijo...

Es muy conmovedor. Perder a un hijo nos hace un hoyo en el alma, que nunca se cierra, se cauterizan los bordes, pero queda siempre abierto. Lamento mucho su pérdida, admiro su fuerza para luchar por la vida de su pequeño, e inclluso admiro al personal del hospital, que aunque se iban mostrando en contra de sus deseos, finalmente, los que compartieron con ustedes entendieron lo que realmente es importante, el amor, el respeto a una vida, sin importar que sea pequeñita y sin probabilidades de seguir adelante.
Un fuerte abrazo!

La chica de las flores. dijo...

Gracias por compartirlo con todas nosotras.
Siempre recordaremos a tu bebé que está en el cielo haciendo trastadas... gracias a que tú nos has hablado tanto de él...

Besos y sed fuertes.

Esther dijo...

Sin palabras....sin comentarios......Solo darte ánimos....si es que hay una manera de transmitirlos....Solo Dios sabe por qué... y para qué.
Solo Dios sabe como consolar un corazón tan roto....Y aunque el tiempo pase..... siempre lo llevarás en tu corazón...forma parte de ti....es un hijo más que nadie puede reemplazar...ni aunque tengas cinco mas....
Yo perdí el mío de 12 semanas....Solo le había visto una vez...y aunque midiera 2.74mm....sacó (y saca aún) muchas lágrimas....y aunque la herida se va cerrando...es una cicatriz que llevaré toda la vida...Es ley de vida!! Se quieren como hijos que son....y darías la vida porque no les pasara nada....
Cuídate mucho...que tienes faena con los otros cuatro...que te necesitan y que te tienen que ayudar a sobrellevar esto y hacerte "olvidar" las penas con sus alegrías...
Una admiradora...

Anónimo dijo...

Gracias por esto... Kai, y su familia, me habéis hecho ser mejor persona. Seguro!

Un abrazo con todo el amor del mundo.

Anónimo dijo...

Ay Paloma, no puedo dejar de pensar en tí y en tu linda familia......estoy emocionada e impactada por lo extraordinaria que eres...vaya lección de fuerza, entereza y de amor sobre todo de AMOR........todos estos meses pensando en tí y no me podía imaginar por lo que estabais pasando...me has traído recuerdos de mi propia historia, mi segunda hija nació con una malformación y despues de 3 operaciones está bien, pero tuve pensamientos angustiosos como los que has descrito y al final me quedó PAZ Y AMOR...No puede compararse pero tambien sentí como mi alma se rompía en pedazos.... te acompaño en tu dolor.....
!!!!FELICIDADES POR TU BELLA QUINTA MATERNIDAD!!!!tu bebé vivió en paz, envuelto en amor...KAI ESTARA EN TODOS NUESTROS CORAZONES...gracias a que tú le has puesto nombre, voz e incluso imagen (veo el madroño en mi mente)
Permíteme enviar a tu familia un abrazo lleno de LUZ y bendiciones para tus 5 hijos
Rocío

cldpatricia dijo...

Paloma no sé cómo expresar lo q siento. Te acompaño en tu dolor. Comparto y estoy de acuerdo contigo en q la vida de kai ha sido plena, ha sido un milagro y es un ángel y un gran maestro.
Un fuerte abrazo

Estherqp dijo...

No sabía nada... Recibe un abrazo cariñoso de mi parte. Me maravilla la entereza con que cuentas las cosas, sin duda Dios ha estado a vuestro lado. No dudéis que veréis un día a vuestro pequeño y que estaréis todos juntos para siempre. Ahora duerme tranquilito hasta el día en que Cristo regrese y seamos reunidos con nuetsros seres queridos que duermen en Jesús. Muchos besos.

Sterlino dijo...

CUanto coraje nos implica estar vivos!
En estos momentos es cuando toda esa fortaleza se hecha al ruedo.
Que enorme valentía poder maternar con aceptación y amor hasta donde la vida decide.
Kai es su hijo, de la vida y todos. Por eso aunque no nos conozcamos también estamos unidos.
Paz, Amor y mucho coraje !
http://www.natalia-sterlino.blogspot.com/

vilmati dijo...

Paloma, cuando me enteré que la translucencia había dado los resultados que dió( Porque me lo contó Jimena), pensé en la suerte que ese niño que venía tenía al llegar a esa familia. Sabía del amor que recibiría. ahora confirmo eso, y siento tus palabras...en lo mas profundo de mi corazón. todos hemos recibido algo que Kai ha dejado aquí. Y su vida, cortita, transformó a muchos, como tu dices.
Me duele sobre todo, el maltrato médico que hace que los momentos difíciles lo sean más aún.
Mucha fuerza, a vos y tu familia. Y Muchisimo, cariño.

Anónimo dijo...

Kai es un alma de luz un alma pura, un Parmahansa q solo decide bajar para ayudar y enseñar. El poco tiempo q encarno fue suficiente para cumplir su acometido. Como dice, hay vidas largas y vidas intensas. El Milagro del Milagro esta en transformar purificar e inspirar a muchos, su relato sera antorcha de luz en la red. Muy orgullosa de haberme rozado con tales almas, la de Kai y sus papis.

Caro dijo...

Hay gente como tú, como vosotros, gente extraordinaria, que camina por la vida como si qué, sin hacer cuenta ni gala de lo extraordinarios que son...
Paloma, no te conozco de nada, pero estoy llorando. Siento mucho que Kai ya no esté fisicamente entre vosotros. Pero estoy con Annabel, qué suerte la de este tu último hijito travieso, y la de los otros cuatro... de tenerte como madre.
Gracias por compartir, vuestra historia me va a acompañar toda la vida.

liorso dijo...

Kai ha tenido la mejor madre del mundo, que fuerza la tuya y la de tu familia.
Muchos ánimos y un fuerte abrazo.

Carme

Luisina dijo...

un abrazo enorme desde argentina
mucho amor

Anónimo dijo...

Queridos Paloma y Carlos:
No sé qué decir, sólo me gustaría enviaros un abrazo y toda mi admiración y cariño. Creo que habéis sido los mejores padres y le habéis dado a kai el mejor nacimiento posible. Creo que su corta vida, además, ha servido para dar una gran lección a las personas que lo presenciaron: la lección de la ternura en cualquier situación, en cualquier lugar, de un ser pequeño, pequeño, pequeño y precioso, precioso, precioso, como todos sus hermanos.

Kai: ya estás siempre en el corazón de todos nosotros.


Fran

Xia dijo...

Paloma, hoy te visite y lei la historia de Kai. Mira que hasta el nombre es bello.
Recibe mi mas sincero carino para ti y tu familia.

Besitos

El Mundo de Ariadna dijo...

NO se ni que se puede decir...vuestra historia es hermosa, Kai eligió bien donde venir, eligió muy muy bien, no pudo haber un niño más feliz en el mundo que vuestro pequeño...siento el dolor que debéis de sentir...os envío amor

Anónimo dijo...

No tengo palabras. Un abrazo y mis sinceras felicitaciones por ser tan humanos y sabios!!! Cande

Patricia dijo...

Te sigo desde hace mucho. Os acompaño en el sentimiento. Un gran abrazo.

Maripaz dijo...

Paloma, que te puedo decir, yo se que en este momento no hay palabras que describan lo que siente tu corazón, solo decirte que te envio mi sincero amor de madre que entiende tu perdida, y que valora enormemente la fuerza que tienes para seguir adelante. Yo he pasado tambien por una perdida, y solo puedo decirte que el tiempo, el amor de tu familia, amigos y de Dios, poco a poco nos van llevando hacia adelante. Todo mi amor para ti y tu familia.

LG dijo...

Paloma, gracias por compartir tu historia, me he sentido una hormiga leyéndola. Dios te bendiga a ti y a toda tu familia.
Tengo ganas de pedirle a Kai que interceda por los no nacidos. Este sábado 27, por deseo del Santo Padre, habrá una vigilia por la vida de los no nacidos. Te prometo que pensaré en Kai pidiéndole favores y daré gracias a Dios por mandarnos gente como tu marido y tú.
Luis Gonzalo

Lola dijo...

Aunque no os conozco, me ha emocionado mucho la historia de vuestro hijo Kai, y solamente quería daros la enhorabuena por ese niño que ha nacido con un billete rápido para la Vida Eterna.
Un abrazo.

cristina dijo...

¡Os quiero! Gracias por compartir vuestra experiencia, gracias por haber dado la oportunidad a esa pequeña alma de haber recibido amor, y de haberse marchado en paz.
No tengo muchas más palabras. Solo deciros GRACIAS.

jose carnero dijo...

Paloma, linda,

No, claro que no sabía nada. Pero en estos meses no he dejado de pensar en vosotros y en tu embarazo, deseando que todo fuera bien. Os he tenido presente en mi corazón, y sólo de imaginarme por lo que estaréis pasando me lleno de lágrimas, lo cual no es muy difícil en estos días...

Lo siento muchísimo, Paloma, siento el dolor que esta experiencia os ha traído. Por qué será que a veces, para crecer, hay que sufrir tanto.

Un abrazo lleno de lágrimas, un abrazo para ti, para tu marido y para tus cinco cachorrillos.

Sorina dijo...

Gracias, Paloma, por compartir con nosotros vuestro trocito de vida tan intenso y vuestro valor.
Sois también unos angeles-maestros, un abrazo para los siete.

Angelo dijo...

"Y María guardab todas estas cosas en su corazón"... ¡Te escribo

Eva dijo...

Paloma,

Anoche te escribí desde el hospital, y por error utilicé otra identidad. Mi mensaje era el que salió de "jose carnero".

Quería darte las gracias por tus palabras de consuelo. Me enorgullece conocer a alguien tan generosa y tan grande como tú, que desde el dolor es capaz de enviar tanto amor a otro. Me siento feliz de que sientas que Kai puede ayudar a Guzmán, feliz, orgullosa y agradecida, Paloma. Al fin y al cabo son dos cachorrillos, seguro que se entienden. Rezaré por Kai, chiquitín...

Un fortísimo abrazo.

paloma dijo...

Querida Eva:
Hace mucho tiempo que no me meto en ningún blog amigo y el otro día de “casualidad” me encontré con el título de tu post y pensé que seguro estabas embarazada (al leer lo de cachorrillo)….y cuando comencé a leer se me cayó el mundo a los pies.
Y lo primero que me salió de dentro fue lo que te puse en tu blog, me acordé de mi hijito Kai, de mi ángel y me dije:¡¡¡ Le vamos a pedir a él que está tan cerca del Señor por tu niño!!!!Desde entonces no he dejado de hacerlo, pero pedírselo vosotros también, imagínatelo en el cielo y encomiéndale a tu hijo. Incluso se me ocurre que le cuentes a tu cachorrito que en el cielo ha llegado hace poco un nuevo angelito, muy pequeño y seguro que muy travieso, le dices que puede hablar con él, pedirle cosas, incluso le puedes comentar que conoces a su mamá, a sus hermanos, que somos casi vecinos….Ahora mismo estoy sufriendo y aunque puedo entender tu dolor se que no te voy a poder ayudar ni consolar, que tú tienes que recorrer tu camino pero te voy a decir lo que me ha ayudado en todo este tiempo y lo que me ayuda ahora a seguir adelante. En primer lugar la oración, yo pedía incansablemente oraciones por mi bebé y aunque las cosas no han terminado como deseábamos…se que las oraciones nos han sostenido todo este tiempo y nos siguen sosteniendo y lejos de sentir resentimiento, rabia, desesperación….tengo bastante serenidad. Algunas personas que han rezado por nosotros, nos han dicho que sentían un dolor inmenso y totalmente desmesurado pues no nos conocían de nada, no tenía sentido!!! pero en cambio tanto ellas como nosotros comprendemos ahora, que nos estaban ayudando a llevar nuestra cruz, nuestra pena. Yo utilicé la red de oración: http://es.catholic.net/oracionporti/enviar.php
En cuanto pueda voy a poner en mi blog: “tiempo para la familia” un espacio para que el que lo necesite pueda depositar sus intenciones de oración, estás invitada tantas veces como necesites, no te importe ser pesada, yo insistía, insistía, insistía. Por otro lado piensa que tendrás que tomar muchas decisiones, que suele ser lo peor en estos casos y necesitas tener la confianza de estar eligiendo lo mejor, pide siempre al Espíritu Santo que te ilumine. También es cierto que cuentas con el apoyo de los médicos, pues un niño pequeño conmueve a cualquiera y todos van a hacer lo mejor por él. (Kai era un bebé no nacido y con un problema incompatible con la vida)
En mi caso lo peor ha sido sufrir por lo que podía pasar y que luego nunca sucedió, eso nos ocurre prácticamente a todos, no dejamos de pensar, de darle vueltas a la cabeza. Yo podría haberle dado mucho más amor y sobre todo tranquilidad a mi bebé si no hubiese tenido pensamientos sobre cosas terribles…Es prácticamente imposible, pero lo suyo sería vivir lo único que tienes, el momento presente, disfrutar cada minuto con tus hijos, tu marido…pero nos pre ocupamos, nos amargamos por el futuro, nos culpabilizamos por el pasado, en fin…
Hablar con personas que están viviendo lo mismo que tú siempre ayuda, informarte…pues muchas veces el no entender, el desconocimiento produce miedo y si tenemos miedo no dejamos sitio para el amor.
Eva deseo que Guzmán sane pronto…
Nada malo os va a suceder ni al niño ni a vosotros. Confiad, confiad, confiad.

paloma dijo...

Ricardo pocos días antes de nacer y morir nuestro pequeño fuimos citados por Fiscalia de Menores y aunque no teníamos ánimos...fuimos allí y NOS DIERON LA RAZÓN...Parece que quedó claro que nuestros hijos no sufrían abandono y estaban recibiendo una educación. Según nos dijeron nunca más volverían a molestarnos. No sabemos que va a suceder y obviamente tampoco nos parece ahora algo demasiado preocupante, pero bueno...Poco a poco se va consiguiendo la normalización de la educación en familia en nuestro país.
Gracias por tus palabras.

Una madre que educa en el hogar dijo...

Paloma, nuestro mundo está muy necesitado de testimonios así. Dios ha estado grande con vosotros. Ese niño desde el Cielo ya está regalando a manos llenas bendiciones. Un abrazo,
Arantza

Vivi Briongos dijo...

Abrazo de luz para ustedes.

Paloma, tu dolorosa vivencia, está resultando un gran maestro para muchos.
Toda mi admiración y respeto para vos y tu compañero!

Hoy más que nunca, valerosa mujer, Namasté:

“Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside. Yo honro el lugar dentro de ti de amor y luz, de verdad, y paz. Yo honro el lugar dentro de ti donde cuando tú estás en ese punto tuyo, y yo estoy en ese punto mío, somos sólo Uno”

Amor y paz desde Argentina.

Lau dijo...

gracias Paloma por compartirlo, estoy embarazada de 4 meses y me he negado a entrar en toda esa rueda de pruebas y controles, me diagnosticaron tambien el pliegue nucal muy grueso, bastante mas de lo qeu te dijeron. Me preguntaron constantemente si asumia los riesgos por no hacerme mas pruebas para ver si abortaba. Les dije que para mi el riesgo son las pruebas y controles, jamás el hecho de que mi hijo tenga algun problema es un riesgo para mi, venga como venga es un regalo inmenso y acepto que pueda irse cuando él elija. Me he sentido acompañada en tu relato, pues han sido semanas de bastante soledad por mas acompañada que estuviese de mi pareja. Os mando un abrazo y mucho amor para los 7, que grande familia....

paloma dijo...

Lau por si te tranquiliza conozco a chicas que les dio la medida de la translucencia nucal 4.5 mm y han tenido niños sanos. La medida que me dio a mi no era excesivamente alta, de hecho me dijeron que estaba "al límite" y en cambio Kai estaba muy enfermito y todo parece indicar que tenía un síndrome incompatible con la vida.
Me parece maravilloso tu testimonio y tu decisión, pídele a mi niño que tu embarazo vaya bien y ya verás....
El otro día le comentaba a un amigo virtual que toda esta cantidad de controles prenatales solo sirven para que a la mayoría de los bebés que tienen un síndrome, una malformación o en ocasiones un labio leporino no se les permita nacer...
En el caso de querer seguir adelante sólo te sirve para que te amarguen el embarazo y en vez de darle a tu bebé puro amor, le transmitas miedo, inseguridad...
Hay algún caso extraordinario en el cual es posible intervenir quirúrgicamente durante la gestación, pero eso es algo muy poco frecuente.
En mi caso por ejemplo, la ciencia no podía hacer nada, mas que controlar y menos mal que yo espaciaba todo lo que podía las visitas pues si no me habría vuelto loca. En estos momentos no soy precisamente la "alegría de la huerta" pero si necesitas algo puedes escribirme a mi correo:
nazcaurpi@hotmail.com
Un fuerte abrazo, le pediré a mi angelito por vosotros.

Arantza dijo...

Querida Paloma, gracias por tu impresionante testimonio. Ese niño te acompañará ya siempre, desde el Cielo, en tu corazón. Ya sabes, yo hace dieciséis años que perdí a mi pequeña María al nacer, y no hay un día en que no la tenga presente. Y si algún día la olvido, ella no lo hace.

P.S. Ayer estuve hasta las tantas leyendo la web de ayuda a familias con una muerte perinatal o neonatal, y la encontré interesantísima y muy valiosa. Solamente me entristecieron dos cosas que quería mencionarte, quizás podemos escribirles para que se den cuenta de ello: una, que en los testimonios sacan el de una mujer que ha abortado a su hijo voluntariamente por estar enfermo, cosa que es terrible, y que hiere sensibilidades -espero no crearte una polémica en el blog por decir esto, pero hay que decirlo-, y además tu testimonio es precisamente un testimonio a favor de la Vida y del Amor, así con mayúsculas, venga como venga. Un hijo es siempre un hijo. La otra es que dicen que entre las frases que no hay que decir están "Tienes un angelito en el cielo, era voluntad de Dios" y otras parecidas. No sé porqué, pues a algunas es lo único que nos consuela.

Bueno, espero que estés más fuerte y recuperada emocionalmente y en todos los sentidos. Felicidades por la resolución de vuestro caso. Un abrazo, Arantza

Lola dijo...

Querida Paloma:
Siento muchísimo lo de vuestro pequeño Kai. He llorado con tu relato y os envío mucha fuerza para superar esta pérdida. Un fuerte abrazo a todos

Anónimo dijo...

Querida familia, no encuentro la o las palabras necesarias que os puedan ayudar, solo humildemente deseo que sigais siendo como sois, transmitis muchos y muy buenos valores a todos os que aunque poco tenemos la suerte de conoceros.Creo que aunque muy dolorosa la experiencia a la vez es muy grande y muy amorosa.Solo me falta veros y poder daros un beso que os haga sentir que os acompaño en vuestro sentimiento desde mi humilde posición.

Xhonane Olivas dijo...

Querida Paloma, me uno a tí en este tiempo de luto. Seguiremos pidiendo por ti, y por toda tu familia. Eres una gran mujer de Dios, ¡gracias por compartir tu corazón con nocotros! Tu testimonio es un tesoro para el movimiento pro-vida!! De todo corazón!!

Feliz Mamá dijo...

Paloma, que Dios les llene de bendi
ciones.
Gracias a Dios pudiste permanecer con él cada minuto de su vida, y ahora, él permanecerá cada minuto en la de ustedes.
Muchas gracias por compartir la historia de Kai será de gran bendición para todos nosotros.

Anónimo dijo...

Querida Paloma,

Kai nació dos días antes que Neuquén (mi niño mayor) cumpliera sus 11 años de los que "la ciencia" sólo pronósticaba un máximo de 2.
La VIDA, cuando nos animamos a vivirla con amor y plenitud con todo lo que ello implica, está llena de misterios y un crecimiento maravilloso que siempre compensa.
Siento no haberme enterado antes para unirme a los deseos de salud para Kai, pero a la vez, sé que le tocó la mayor bendición: una familia de AMOR.
Besos y abrazos muy fuertes.
Ana (en Barcelona)

latercerachica dijo...

paloma, gracias por compartir tu historia con nosotros. una parte de Kai perdurarà también en nosotros.
muchos besos y mucha luz.

Anónimo dijo...

Precioso, me emocionasteis y a la vez me maravillasteis por vuestra paz y amor. Todo mi cariño para toda esa familia estupenda que teneis y para ese pequeño arbol. Beatriz

Nimphaia dijo...

Querida amiga, hermana, tus palabras me han parecido flores brillantes ofrecidas a tu hijo. Su vida ha sido breve, pero donde está sabe lo mucho que le amais y lo que habeis luchado por la dignidad de su ser y de su alma. Las lágrimas que he derramado leyendo vuestra historia, me han salido del corazón, y con ellas espiritualmente he regado la tierra en donde yacen los cuerpos de los ángeles que ya se han ido.
Una nueva estrella brilla con el nombre de Kai. Bendiciones desde el corazón, y que vuestros hijos crezcan felices sabiendo su historia de amor y coraje.

Vanessa dijo...

Querida familia, con lágrimas en las mejillas os escribo depués de leer vuestra maravillosa y triste historia, que ha hecho que me sienta uno con vosotros y os admire profundamente.
Deseo que este dolor infinito, se trasforme rápidamente en puro amor, y estoy segura de que Kai desde donde está os va a seguir ayudando.
Un gran abrazo de una hermana del alma.

Martha dijo...

¡¡Hola!!!

Gracias por compartir con nosotros tú historia, tan llena de Amor, de Fuerza, Paz, Coraje, Valentia, que poder amiga!!!

Los acompañamos en este momento tan duro... En el cuál sobran las palabras...

Pero quiero que sepas que admiro tú fuerza, la de tú esposo y los niños... esa fortaleza, esa confianza y ese respeto en la naturaleza y todos sus procesos, que bueno que no les diste el gusto a los que se creen dueños de la verdad y les demostraste que solo el amor, vence...

Que lindo lo del árbol, y que lección has dado, Gracias por estar...

Te abrazo desde la Distancia..

Te dejo un beso un abrazo enorme para ti y tú hermosa familia!!!

Con cariño desde colombia.

Anónimo dijo...

Gracias por compartir, me has dado mucha fuerza para enfrentarme a mi vida . Que fuerza y ejemplo das a este mucdo deshumanizado. GRacias. Siento mucho vuestra perdida. Rezare por el y lo recordare en las estrellas.

parir alma dijo...

gracias por compartir , solo mandaros fuerza y amor inmenso

uterosdeguerrilla dijo...

Gracias, gracias por compartir esto. Yo que me esperaba noticias sobre lo de asuntos sociales, y me encuentro esta bellísima biografía de un gran Maestro. Gracias, Kai. Gracias a tu familia también.

Ana dijo...

Un madroño. Qué bonito. Felicidades por ese madroño, cada otoño podréis comer sus frutos y celebrar juntos el GRAN AMOR que os llevó a plantarlo.

Patricia Díaz dijo...

Con el corazón todavía encogido después de leer tu historia, solo puedo decirte que en mi opinión, sois un ejemplo a seguir. Como familia, como personas, como padres...
Os acompaño en el dolor inmenso que debéis sentir.
También quiero decirte que a pesar de la tristeza, reconforta ver que somos muchos los que creemos en lo mismo. Mi marido, mi hijo y yo, habríamos actuado de la misma manera que habéis hecho vosotros. Realmente pienso, que los "raros" son los que no lo entienden.
Os mando mucha fuerza y la seguridad de que en mi familia se va a rezar mucho por vosotros y por Kai.
Mucho ánimo.

paloma dijo...

Agradecemos mucho, muchísimo cada una de vuestras palabras, necesitamos tiempo para vivir nuestro duelo, tiempo para el silencio... pero esperamos poder responder algún día a cada uno de los comentarios, los correos, las llamadas...
Muchísimas gracias de todo corazón.

Jose Menchon dijo...

Un alma pura solo puede estar al lado de Dios. Ahora teneis un angel en el cielo que intercede por vosotros. Este es un regalo para toda la vida. No dejeis de tratarlo, de rezar por el y de pedirle favores.Animos!

eligelavida dijo...

Hola Paloma, vengo del blog de Xhonane Olivas y es la primera vez que paso por aquí. Tengo que decirte que me ha emocionado muchísimo tu testimonio, y que os acompaño en estos momentos de duelo. Te agradzco que hayas relatado tu historia, por lo que pueda servir a tantos padres que temen cuando esperan un hijo con problemas. Vuestra fortaleza y vuestra fe arrastran. Os encomiendo a ti, a tu marido y a tus hijos. Alguna vez, si Dios quiere, te contaré mi historia. Un abrazo fuerte!

Leonor dijo...

A los 7 todo mi AMOR para siempre...

Aprendiz de la Vida dijo...

Gracias a la Familia de Kai y a Paloma (su mensajera) por compartir con nosotros su aprendizaje. Leyendo los comentarios percibo que Kai, se ha apoderado de nuestros corazones. Que la Gracia Infinita los acompañe por siempre a los siete, y los guíe como hasta este instante. Un fuerte abrazo a la Familia Completa.
In Lack Ech (Yo, Soy Otro Tú)

Ipe dijo...

Paloma ... perdóname, estaba tan ocupada lamentándome por pequeñeces ... no se me ocurrió ni por un solo instante.

Ayer estuve en una conferencia sobre el sentido de la vida, el ponente tiene 5 hijos, como tu, como ustedes... y pensé en ti ... pero no era así.

Ahora me he quedado si palabras, de modo que te dejo acá las de Santa Teresa

El alma que a Dios está
toda rendida,
y muy de veras del mundo
desasida,
la cruz le es "árbol de vida"
y de consuelo,
y un camino deleitoso
para el cielo.

Kai les ha dado la oportunidad de entender mejor el amor en el dolor, tremenda tarea para una persona tan chiquita.

Hoy parece que quererte, quererlos, no es suficiente.

Feliz Mamá dijo...

Paloma, sólo quería avisarte con mucho respeto que enlacé tu entrada a mi publicación del día de hoy.
Espero que no haya ningún problema, de ser así, te pido que me lo hagas saber.
Que Dios les llene de bendiciones y consuelo.

paloma dijo...

Ipe ha escrito este poema para nuestro hijo, mil gracias....

Te nombraron mar.
y te dieron el poder
de quien protege,
pero a si mismo
no se puede defender.
Y fuiste, eres, serás
belleza conjugada con dolor,
la debilidad que abraza
a la ternura, y da poder.
Kai, es por ti
que la mujer
acorralada
se revuelve
y grita:
"¡Se quien soy!"
Y es por ti, Kai,
que el hombre
atormentado por el miedo
se atreve a responder:
"¡Junto a ti estoy!"
Te nombraron mar,
y horadando la roca,
que engañosa
se presenta poderosa
siendo apenas
más débil que el puñal,
te abres paso.
Y desde el árbol inocente
del que miras,
en el instante eterno en que
decreces,
yo te nombro, tiernamente...
Kai, maestro de mayeutica.

Ipe dijo...

Paloma,

es mi manera (muy pobre) de pediros perdón por no haber estado más atenta, por no haberme dado cuenta, no haberos escrito antes para saber como iban las cosas... lo siento tanto.

Sandra dijo...

Hola Paloma, leí el post el mismo día que lo publicaste y hasta hoy no he sido capaz de sentarme aquí un rato largo para escribirte. No ha pasado ni un solo día en que no me acuerde de vosotros y de vuestro hijo Kai. Para "no haber vivido" Kai ha entrado en la vida de muchas personas y ha entrado especialmente en lo mas profundo de mi corazón. Kai y Ares comparten un poema precioso de Ipe; cuando Ares tenga capacidad de comprender, le hablaré de el y del amor con el que HA VIVIDO.
He llorado mucho por Kai. Nada más leer la historia me senté junto a Javi, mi marido, me abracé a el y lloré, lloré y lloré.
Kai ha dejado una huella enorme en el mundo, estoy convencida que ha canviado a muchas personas. A mi me ha transformado. Mi mente, mi corazón y yo sentimos y percibimos la vida de otra forma.
El dolor debe ser enorme, pero también la paz de sentir ese amor tan grande que habeis conocido gracias a el.
Sabes? cada mañana, al abrir la persiana de mi habitación, vemos frente a la ventana un madroño aún pequeñito y ahora al verlo pienso en Kai y en vuestra familia.
Os acompaño en la distancia en vuestro duelo y os mando un abrazo enorme para cada uno de vosotros.
Estareis en mis pensamientos y en mi corazón.
La semana que viene viajaré a Zaragoza a visitar a la Virgen del Pilar, pondré una vela para Kai, para agradecerle todo lo que ha esnseñado a tantas personas en tan poco tiempo y para que esté en paz, que seguro que lo está. Pondré tambié una vela para Guzmán junto a la de Kai, como le dijiste a Eva seguro que intercede para que sane. Kai debe ser un ángel precioso.
Muchos, muchos, muchos, muchisimos besos.

Hogar de Moras Dulces dijo...

Hola Paloma

De verdad como dijiste eres TENAZ y doy gracias a Dios por esto. Te quiero contar algo que espero sea de consuelo, hace siete años nuestro Emanuel, digo yo, nació en el cielo. Y fue mucho el dolor unos días después no se si estaba dormida o despierta vi lo siguiente: Había un lente grande como de cámara y me acerque para observar, allí vi un inmenso campo verde donde corrían muchos niños y niñas vestidos de blanco de alrededor de 7 años solo veía sus espaldas ya que corrían hacia delante, de pronto uno de ellos se devolvió corriendo y empezó a saltar enfrente del lente para que yo pudiera verlo y gritando me decía mami, mami, te amo y estoy con DIOS y salió corriendo. Sé que es doloroso pero comprendí que él estaba en el lugar donde todos deseamos llegar algún día y no se demoró tanto como nosotros.

Paloma te acompaño en oración y pido a nuestro Dios del cielo que te de una paz que sobrepasa todo entendimiento, sabiendo como Él dice: Todas las cosas ayudan a bien si amas al Señor, a los que son llamados conforme a sus propósitos.

Te bendigo en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.

Adry de Mora

lalit dijo...

No me conoceis, pero yo solía leer vuestro blog... Estoy commovida por vuestra historia! Después de leerla sé que yo tampoco voy a olivdar esa preciosa lección de amor del pequeño Kai y sus maravillosos padres! Gracias por compartirlo! Un abrazo con muchísimo cariño!!!

Anónimo dijo...

Enhorabuena por vuestra fuerza y por todo el amor que os rodea.
Gracias por compartir vuestra experiencia; a mí me ha ayudado a sensibilizarme y a querer defender mi posición con la misma valentía.
Me parece preciosa la forma en que ayudasteis a Kai a despedirse y, también, la forma en que se ha quedado tan cerca de todos vosotros.
Un abrazo.

paloma dijo...

Perla tu foro sobre "educación clásica" me sirvió de desahogo y empuje durante estos meses tan duros, allí entre "las amigas", en un ambiente tan íntimo, me encontraba como en casa. Siempre os estaré agradecida a todas, por vuestro apoyo, vuestras palabras y sobre todo por vuestras oraciones.El latín y el griego han pasado a un segundo plano pero pronto y si Dios quiere volveremos...

Lulú dijo...

Paloma: No existe dolor más grande para una madre que perder a un hijo, igual que nuestra madre María tu ya conoces ese dolor. Que Dios te de a ti y tu familia toda la fortaleza que necesitas, lo maravilloso es que Kai a través de ti está cumpliendo su misión en la tierra y con tu testimonio estoy segura de que tocará el corazón de tantas personas que tienen dudas ... Muchas gracias y que Dios te siga bendiciendo.

Anónimo dijo...

Querida Paloma : no te conozco y es la primera vez que entro en tu blog, sin embargo ... ¡Me resultas tan cercana! Tu hijito y el mío nos miran con profunda ternura desde el Cielo, interceden por toda la familia y día a día nos acercan un poquito más a Dios.
También coincidimos en la maravillosa experiencia de la educación en casa. En este sentido quería convocarte el próximo sábado a las once de la mañana a una reunión de imformación para otras familia interesadas en dar el paso.
Dios quiera que puedas obsequiarnos con tu experiencia y testimonio.
Quedo a la espera de tu respuesta.
Recibe un cálido abrazo,
Aurora.

paloma dijo...

Aurora escríbeme si quieres a mi correo: nazcaurpi@hotmail.com

paloma dijo...

Shanti no estamos preparados para despedir a un hijo, pero hay quién termina bien pronto su misión en esta vida.
Muchas gracias por compartir nuestro dolor, parece que no... pero la pena pesa un poquito menos con cada comentario,cada abrazo, cada lágrima....

Cristina para nosotros desde luego si está siendo un gran maestro, creo que somos "mejores personas" desde que él entro a formar parte de nuestras vidas. Si además puede serlo para alguién mas, entonces será una auténtica bendición... Yo desde luego me siento muy pero que muy orgullosa de mi pequeñín.
Acabo de visitar tu blog que no conocía, enhorabuena por tu maternidad tan reciente, espero disfrutes mucho de tu pequeñina. Un beso.

paloma dijo...

Albertina he visitado tu blog que no conocía y veo que también hace poquito te estrenaste como mamá. Mi más sincera enhorabuena y muchas gracias por tus palabras. Un abrazo también para ti.

paloma dijo...

Sylvia yo también siento dentro del profundo dolor, bastante paz...Creo que todo está bien ( a pesar de que no era lo que deseábamos) pero aunque llore y llore y llore en el fondo siento esa paz que no es de este mundo.
Y me consuela un montón que haya estado en todo momento con nosotros y que se haya ido sin sufrir. Un fuerte abrazo.

paloma dijo...

Mara, nuestro hijo tan sólo estuvo con nosotros unos minutos vivo, pero luego al igual que tus amigos le tuvimos durante horas encima. Nos habíamos preparado "un poco" para esos momentos y parece ser que es mejor poder despedirte de tu bebé tranquilamente aunque ya esté muerto, poder tocarle, olerle, besarle. Al fin y al cabo es un tiempo sagrado pues es el único que tienes para pasarlo junto a él. Es el momento de decir adiós.
El otro día leía este testimonio de una abuela de 60 años:

"Años atrás, no se les permitía a las mamás ver a sus bebés que habían nacido muertos. Los doctores pensaban que nos protegian y así nos ahorraban sufrimientos. ¡Era como si pensaran que nosotras íbamos a olvidar que estuvimos embarazadas! Algunas mujeres iban a la tienda y con cuidado pesaban melones o calabazas que parecían tener el mismo peso de su bebé. Luego, llevaban la calabaza o cualquier cosa similar, a sus casas, las envolvían en un cobertor y las arrullaban para sentir cómo hubiera sido tener a sus bebés en brazos. Y los doctores pensaban que habían perdido el sentido de la realidad. Pero, poco después se probó que no era que las mujeres estaban locas, sino que la sociedad les negaba su maternidad. ¡Y allí estaba la locura!"

paloma dijo...

Jime nunca olvidaré cuando me llegó el paquete con la ropa. Me emocionó tanto que no paraba de llorar y me decía Gabriel: ¿Qué pasa mamá no te gusta? ¡si es muy bonita!
En seguida monté un "altar del nacimiento" y en un atril coloqué el dibujo, la ropita...Al estar en el salón lo veía en todo momento y leía lo que ponía en la camisita: "Milagro de Amor"
Cuando murió Kai enseguida recordé la ropa y pensé que era para él y que se la tenía que llevar y como ya sabes así fue...
Siempre la guardaré en mi memoria y en mi corazón ¡¡¡la de veces que la cogía muy apretadita a mi en los momentos más difíciles del embarazo!! Recuerdo cuando comentaban los niños lo bien que le quedaría al bebé.
Ójala estuviesemos más cerca para llorar juntas a nuestros bebés que se nos fueron tan pronto.

Un fuerte abrazo amiga.

paloma dijo...

Greisi vi por tu blog que esperas a tu cuarto bebé...¡¡madre mía que ritmo!!¡¡Enhorabuena!!
Un abrazo y gracias por tu comentario.

paloma dijo...

Gracias Andrea por tu abrazo silencioso.

Carolina el primer día que sali de casa con los niños fui a una biblioteca en la que no nos conocían y la bibliotecaria me preguntó: ¿Sólo tienes estos niños? Yo no podía dar crédito a lo que oía ya que normalmente todo el mundo se queda extrañado de que tenga "tantos" niños y jamás me habían preguntado si tenía más...
Se debe "notar" que falta UNO. Le respondí que tenía otro más pequeño, que se había ido al cielo hacía una semana...Imagínate..terminamos llorando todos...

mammafanny dijo...

Ni el cinco,ni el dia de la Constitución,ni el quince...ni ayer
pude dejar comentario,hasta hoy,que he tomado aliento...y durante todo éste tiempo os he tenido cada mañana en el pensamiento,en mi alma de mujer y de madre.Yo soy una más que se une a la telaraña de luz,de amor, que ha formado la historia de Kai,la tuya, la de todos los tuyos,una que
no encuentra las palabras adecuadas
ni las más hermosas y compasivas para
simplemente hacerte,haceros saber que te tenemos rezando y enviando sosiego...cariño...
Con mi hijo Eloy,estamos en una lectura de un libro que se titula;
"UNA ESTRELLA BRILLA PARA TI"...y dice así:(_Para cada uno de nosotros,brilla una estrella intensamente....siempre está allí,aunque a veces ....se vuelva todo oscuro........sí,una estrella brilla ..en tu ventana...y te protege...).
Es un libro que tiene prendida una estrella con un lazo azul,una hermosa estrella dorada por una cara,y por la otra de color amarillo una carita pintada, con unos rosados pomulos,y desde la portada hasta el final,en cada lectura con su hermosa ilustración,tiene un hueco relieve para encajar esa estrella...y Eloy,me lo da todos los días para leerlo juntos..
Querida Paloma,te cuento esto,porqué cada vez que disfrutamos de ése libro,me susurra el nombre de Kai,el tuyo el de toda tu tribu.
En este tiempo tan mágico que sucede,hemos puesto una estrellita en nuestro pequeño arbol de papelcartón,y otras estrellitas más,que os representan,a tí y a tu hermosa família...y a éste angelito Kai.
Tan solo pretender hacer saber que aquí estamos,con los brazos abiertos para lo que necesiteis.
Soy mammafanny,madre de un niño que se llama Eloy de tres años y nueve meses....somos de ibiza y allí vivimos,y te leo y me nutro de tu ventana-blog desde hace un tiempo...peró ahora no és el momento de explicar más.
Es el momento de entregarte todo el cariño y el respeto.
De dulce silencio para calmar el dolor..
besets,com he dit,amb molt de respecte.
mammafanny.

paloma dijo...

Un fuerte abrazo para Nuria, Marta y "anónimo"...de parte de los siete.

Noe muchas gracias por la recomendación, ya mandé nuestro testimonio también, por si puede ser de utilidad para alguien en un futuro. Besos también para vosotros.

Anónimo seguidor me ha gustado especialmente tu comentario, ¡¡lástima no poder dirigirme a tí con tu nombre!!
Tienes razón, tener fe es un regalo, un don...el mejor y el más valioso que se puede tener en esta vida. Esto es lo peor que me ha sucedido jamás, sin duda alguna están siendo los peores meses de mi vida, pero el sufrimiento, el dolor e incluso la muerte adquieren otra dimensión bajo el prisma de la fe. Sin duda alguna Kai nos ha hecho mejores personas a todos y su vida no ha sido un fracaso. El otro día unos conocidos me dijeron que no entendían por qué no había abortado sabiendo que el bebé venía con problemas...ya que de ese modo me habría evitado mucho sufrimiento.
Me pasé un día entero llorando por este comentario, me dolió tantoooo....Es necesario elevarse, para ver todo desde otra perspectiva, no materialista ni pragmática.
Kai ha vivido el tiempo que tenía que vivir, ni más ni menos...cumplió su misión y se fue. Ahora todos tenemos paz, él y por supuesto nosotros su familia. Si en un momento dado hubiésemos decidido terminar con su vida, Kai tendría paz, pero nosotros no...
Un fuerte abrazo también para ti.

Anónimo dijo...

Paloma, en un espacio de educacion en el hogar recomendaron leer su post, algo en ese momento me detuvo, hace como un mes de ello y hoy me atrevi a hacerlo...

Que ha sido de usted? de su esposo? los hermanitos de Kai?...sabemos que el esta bien...jugando en las nubes...arojandoles de vez en cuando un granizo o una gota de lluvia... asi son los pekes no???

Que palabras puede decir una perfecta desconocida mas que... le respeto, le admiro profundamente, como madre y como mujer ya que es un dolor que me aterra y ruego a Dios me evite sentirlo, es usted toda una Dama, toda una MUJER en todo el sentido, es fuerte, es guerrera, es madre... Dios la Bendiga y la siga llenando de fuerzas.

Mi admiracion y respeto a ustedes, los papis de Kai.

Claudia Ch.México

paloma dijo...

Es cierto lo que dices Mónica, nos debatimos entre una profunda y serena alegría por saber que nuestro hijo-ángel está bien y que ya ha llegado a la patria definitiva y por otro lado el dolor humano por no tenerle junto a nosotros, el cuerpo que te recuerda constantemente su ausencia:
"Mi estómago flojo, mis senos doloridos, depresión escondida, en vez del regocijo del bebé. Me traicionaste, Cuerpo mío, me agotaste." Anónimo.
Y respecto a lo que comentas de la presión no sólo por parte de los médicos, sino de toda la sociedad para que abortes cuando el bebé no es "normal" se podría escribir y escribir y hablar y hablar....Es lo mismo de siempre, todo el mundo dice pensar en ese pobre bebé que va a sufrir (¡¡¡como si un aborto de 29 semanas de gestación no le haga daño!!!)En los otros hijos, ya que puede ser una "carga" para ellos en un futuro. En los padres que tienen derecho a una vida tranquila y sin "problemas" añadidos.
Cuando dejas a la Naturaleza, ella con su Sabiduría actua de la mejor manera.
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Apreciada Paloma.

Me llamo Pablo Victoria. Fui quien organicé la reunión del pasado 11 de diciembre para homeschool católico, y a la cual estabas invitada por medio de Aurora.

Necesito hablar urgentemente contigo tras esta bomba del constitucional. No sé cómo contactarte. Por favor hazlo conmigo en polvictoria@gmail.com o directamente en el 666967944.

Gracias.
P.V.

georgina dijo...

Paloma nadie más que nosotras sabe lo que se siente en estos momentos tan dolorosos.
Soy mamá de un niño que ahora mismo estará jugando con Kai en el cielo. Si, el día que tenía que ser el más feliz de nuestras vidas se convirtió en el más triste. Mi embarazo fue perfecto, todo fue bien, ni siquiera tuve náuseas ni vómitos, me sentía la mujer más feliz del mundo. Cuando llegamos al hospital con contracciones estuve monitorizada toda la noche y el coranzocito de nuestro bebé latía con mucha fuerza. Por la mañana pasamos a la sala de partos pero por más que empujaba mi bebé no quería bajar; así que me cambiaron de sala para hacerme una cesárea. En ese momento empecé a llorar, no sabía porque, mi bebé estaba bien, pero no podía dejar de llorar. Lo siguiente que recuerdo es que me desperté y lo único que sentía era un silencio aterrador, yo quería escuchar a mi bebé llorando pero sólo escuchaba el silencio. Ahí empezó nuestra pesadilla, nos dijeron que nuestro precioso hijo había muerto y no sabían el porqué.
Paloma, de esto hace tan sólo seis meses y, como tú dices, no hay un sólo día en que mi marido y yo no pensemos en nuestro hijo. Yo sé que él está aquí, con nosotros, a nuestro lado, dándonos mucha fuerza y sobretodo mucho amor. También nosotros hemos aprendido una gran lección: nuestros hijos no son nuestros, son de la vida, y ella es quien elije el tiempo que han de permanecer a nuestro lado. Nuestro hijo llegó a nosotros por algún motivo, y bendigo todo el tiempo que estuvo con nosotros porque me hizo la persona más feliz del mundo; y se fue porque ya había hecho su trabajo. Ahora tenemos un ángel que vela por nosotros y nos cuida con todo el amor del mundo.
Paloma desde lo más profundo de mi corazón te envío mucha fuerza y mucha energia para seguir adelante al lado de tus cinco ángeles que tienes aquí en la tierra, y algún día nos reuniremos con los que se fueron antes que nosotros.
T´estimem Nil.

paloma dijo...

Georgina ayer era uno de esos días que me sorprendía a mi misma pues era ya tarde y aún no había llorado al recordar a Kai.
De repente me metí en internet, el blog, los comentarios, leí el tuyo y mis lágrimas empaparon el teclado...
Me gustaría mucho que te pusieses en contacto conmigo pues tal vez podamos ayudarnos mutuamente. Tu bebé marchó hace seis meses y el mío uno y medio...

nazcaurpi@hotmail.com

Hoy he leído esto de Jorge Bucay:

"La muerte de un hijo es considerada en todas las culturas un hecho antinatural, una inversión del ciclo biológico normal, y por eso racional y emocionalmente inadmisible. Es clásico mencionar que ni siquiera existe una palabra, equivalente a huérfano o viudo, que nombre a los que penan un hijo muerto"
"Nombrar, desde el punto de vista simbólico del lenguaje, es sinónimo de tener control sobre lo nombrado. La falta de vocablo quizás sea la máxima demostración de que este dolor es incontrolable, inimaginable y que está absolutamente fuera de todo control"

Un beso.

Anónimo dijo...

No he podido leer tu relato de una sola vez, era demasiado doloroso para una madre que ama. No formar parte de vuestro dolor y de vuestra ternura ha sido imposible. No os puedo ofrecer ninguna palabra de consuelo, solo todo el cariño que me habéis hecho sentir cada vez que he leído vuestro blog y en especial el que he sentido ahora. Espero que el amor, aunque desconocido, os vaya cerrando poco a poco esta gran herida. Comparto vuestra esperanza y vuestra certeza de que vuestro pequeño angel os espera sin prisas.
Eva B.R

Patricia dijo...

Despues de casi dos meses sin visitar vuestra página, he podido leer, no sin que se me salten las lágrimas, la terrible pérdida de kai. Tus palabras de tristeza son también de amor, ánimo, valentia, vida... Aqui teneis el apoyo y el cariño de una desconocida. un fuerte abrazo a toda la familia.

MARTA dijo...

Querida Paloma:

Tu experiencia y lo aprendido, no solo quedarán marcados en tu vida sino en la de todos aquellos que te seguimos y apreciamos ese gran esfuerzo y dedicación a tu hermosa familia.
Muchas bendiciones y desde Colombia te mando un abrazo con el alma a ti, a tu marido y a tus 5 hijos.
Con cariño
Marta L.

María dijo...

Un abrazo muy fuerte.

Anónimo dijo...

Ayer fue el funeral de mi sobrinito. El desgarro de la placenta no le permitió recibir el oxigeno que requería cuando estaba a punto de nacer.
En mi país tampoco es reconocida su existencia por la ley, aunque su vida se apagó tan solo unos minutos antes de salir del vientre. Es un niño bellísimo, un ángel puro que era esperado y es amado como se ama a alguien con quien se ha compartido la vida entera. Y aunque la ley de los hombres no asuma esta vida, mi sobrino tiene un nombre propio que es un bálsamo al oírlo en cada desgarro de dolor.

Mis oraciones hoy buscan el consuelo para sus padres y para quienes lo esperábamos tanto.

Gracias por el artículo y esa dolorosa lección de vida.

Aedea dijo...

Hola Paloma!! Cómo estáis? deseo que muy bien. Os sigo desde hace un tiempo y hace poco también llore´al leer lo de vuestro peque kai. Cómo me gusta vuestra manera de vivir, ser ,hacer, sentir, entender...Tengo muchas ganas de tener noticias vuestras. Vuestros peques están y son preciosos. FELICIDADES por vuestra determinación. Con mucho cariño, Susanna-Barcelona

Erika dijo...

Siento mucho lo que habéis pasado y espero que tardéis poco en aprender a vivir con ello. De todo corazón.

paloma dijo...

Mar vaya con la intuición de las mujeres, es impresionante eh!!!
Me quedo con tu frase: ¡Qué prepotente es la ciencia y cuan alejados de la naturaleza!
Muchas gracias por tus bonitas palabras y por tus oraciones. Un beso.

Meninheira tengo en cuenta tu ofrecimiento y no te preocupes ¡¡tú no podías saber nada!! No me olvido de lo que me pediste, de aquí a unos meses hablamos. Un besiño guapa.

Laura dijo...

Paloma...
Qué emoción me provocan tus palabras... cuanto amor está escrito aquí.
Todo lo que dices me recuerda a mí de alguna manera.
Cuando quedé embarazada de Gael me recomendaron que me hiciese la amniocentesis por mi edad (36 años) y porque mi anterior embarazo había sido de alto riesgo. En ese momento miré a mi marido y le dije al médico: "no quiero".
No necesité discutir con Emilio después, él me apoyó.
Quién puede garantizar el tiempo de vida de una persona? Y aunque eso fuera posible, ¿vale más una vida de 50 años que una de 10? Y una de 90 cuánto vale? ¿y la vida de Kai?
¿Acaso tu chiquitín no cambió la vida de muchas personas? Incluso ahora también influye en la mía.
Me parece atroz la opción de operar a Kai en caso de no tener trisomía. Pero luego de la muerte de mi hija Ludmila, por cierto sin trisomía, pude comprobar que su vida tampoco valía tanto. En este caso su pediatra había cometido negligencia, pero los protocolos y la "ley" terminaron amparándola, mejor dicho, negándose a permitirnos ejercer nuestro derecho de saber por qué se había cambiado la historia clínica de mi hija.
Fuimos a juicio y nos cerraron el caso sin siquiera permitirnos hacer un peritaje informático.
No importa, muchas veces la ley no busca la verdad, lo sabemos de sobra.
Hoy he publicado un comentario sobre la sincronicidad. En cierta forma tiene mucho que ver con lo que tú cuentas aquí.
Ya no creo en las casualidades, aunque puede ser que muchas veces los acontecimientos lo parezcan, siento que hay una fuerza mucho mayor que guía el universo y a nosotros en él.
Yo también creo que algún día sabré por qué Lu tuvo que dejarnos, o quizás, por qué nosotros debemos seguir aquí.
Se que volveré a estar junto a mi princesa.
Y como tú bien dices, también siento que a pesar del infinito dolor ha triunfado el amor.
Te mando otro abrazo desde el corazón hacia tí y al universo, donde ahora viven Lu y Kai.

http://padresdehijosfallecidos.blogspot.com/

paloma dijo...

Ketty muchas gracias a tí, ya que gracias al foro de Perla estuviste al tanto del transcurso del embarazo. Durante este tiempo he contado no solo con tus palabras, sino también con tus oraciones. Nunca perdimos la esperanza, pero finalmente..."no pudo ser"
Un fuerte abrazo amiga.

Eva dijo...

Acabo de descubrir tu blog buscando información sobre vacunación. No pude contener las lágrimas al leer sobre tu hijo Kai.
Tengo un bebé que mañana cumple cuatro meses, que concebí al poco de un aborto espontáneo de 7 semanas. Recuerdo el dolor de perder un bebé deseado que ni siquiera había visto más que como un circulito en una ecografía. No puedo imaginar el dolor que sentís después de haber visto, besado y tocado a ese pequeño ángel al que habéis perdido, sobre todo después del viacrucis por el que os han hecho pasar.
Os doy todo mi apoyo y os deseo que algún día ese ángel vuelva a vostros para quedarse.
Un besazo a tu gran familia

paloma dijo...

África no hace falta decir nada....te agradezco sinceramente tu "silencio", un fuerte abrazo.

N. gracias por tu amor, la verdad es que no me falta y eso es una gran bendición. ¡¡No se puede tener todo en la vida!! Un beso.

Marvan un amigo de la familia nos dijo, cuando se enteró de la muerte de Kai: "El milagro comienza ahora" y lo cierto es que nos falta perspectiva y vemos "sólo" lo que tenemos ante nuestros ojos y a veces desearíamos que las cosas fuesen de otra manera. En fin...Muchas gracias, recibí aquello que me enviaste para los niños, todavía no pude responderte, aprovecho ahora con un pelín de retraso. Un abrazo para ti y tus chicos.

Elisabet un abrazo.

Mónica de Felipe dijo...

Gracias Paloma, por compartir tu vivencia que nos recuerda la humildad que debe acompañarnos y la fuerza del Amor.
Un hondo y profundo abrazo para toda tu familia.
Gracias una vez más.

paloma dijo...

Alana ¿tienes dos ángelitos? Parece que te tiene que pasar algo así para ver que no eres la única, para ser más empático con el sufrimiento de los demás. Si, creo que lo estoy logrando, aunque el dolor es tan caprichoso...hoy estás mejor y de repente te viene el bajón, pero no me quejo, creo que tengo mucho apoyo (más del que nunca imaginé), que estoy dedicando tiempo a vivir el duelo, voy poco a poco. El estar en invierno también me ayuda, pues es tiempo de vivir más hacia dentro, en casita.
Muchas gracias y un fuerte abrazo.


Conchita recibí tu abrazo, el de todas las amigas virtuales que me estáis acompañando. No conocía la historia del poema de S.Agustín, pero sólo se que es como un bálsamo, no me canso de leerlo y ya puedo hacerlo, a veces, sin llorar. Es una maravilla, también el versículo del Cantar de los Cantares. Un fuerte abrazo y seguimos leyéndonos por aquí por allí...

Marcela es su piecito, aunque era mucho más pequeño, tengo que volver a escanearlo...Kai era tan diminuto. Muchas gracias bonita, te debo un montón de correos, pero me estoy dando tiempooooo. Fíjate el retraso que llevo respondiendo los comentarios, pero quiero hacerlo así, uno a uno y con el mismo amor que habéis demostrado vosotros con vuestras palabras y lágrimas. Muchos besitos para tu familia.

Annabel yo creo que he sido más afortunada yo por tener un hijito tan lindo, que me está ayudando a crecer tanto, que con su corta vida ha cambiado el mundo. He tenido mucha suerte. Un beso.

paloma dijo...

Ileana muchas gracias, ya han pasado más de tres meses desde que escribí la historia y aún respondiendo comentarios. Es un maravilloso recuerdo para siempre, vuestras palabras y todo lo que está naciendo a raíz de una vida que no merecía ser vivida. Muchos besos....

¡¡María es cierto...recuerdo como me tranquilizabas!!. Yo ya andaba bastante preocupada, uf!!!! ese fue el primer gran susto de este embarazo. Besitos.

Catalina un abrazo también para ti, de toda la familia.

María por fin...llego a ti. Bueno ¿qué te voy a decir? Tú sabías todo desde el principio, darte las gracias y un fuerte abrazo.

Rosa si que ha tocado corazoncitos el pequeñín, si...y los que tocará. Nunca se puede valorar una vida en función de su tiempo. Toda vida es sagrada, es mucho más que mera apariencia. ¡¡Cuantas vidas aparentemente perfectas no esconden sino infelicidad!!. Un abrazo también para tu familia.

paloma dijo...

Sonia un fuerte abrazo que mando para Argentina. La vida de mi hijo pequeño ha estado y está ligadísima a tu tierra.

Mamavegana yo no conocía el nombre de Kai, lo eligieron mis hijos y mi marido. ¡¡Ahora me encanta, claro!! Muakkk.

paloma dijo...

En casa (no se como te llamas, perdona..) un fuerte abrazo.

Anónimo así me imaginaba mucha gente: feliz, tranquilita, así me imaginaba yo cuando decidí dejar de escribir en el blog para dedicarme a los míos...Además que el cansancio era tan grande que no podía hacer nada, nada...Yo creo que ha sido así para poder dedicarme en cuerpo y alma a mi niño los siete meses que estuvo conmigo...

Siempre Josefina dijo...

Paloma, hace tiempo había perdido mis favoritos en un arreglo de la computadora, hoy recordé la dirección de tu blog y quise ver en qué andaba la educación de tus hijos en casa... y me encontré con este relato lleno de sentimiento.
Te admiro porque eres una mujer sabia, que llevas adelante tu familia con la humildad de saberse un instrumento de la vida. Sólo te envío un saludo fuerte. Kai sigue enseñando; a mí me ha enseñado mucho hoy.
Saludos desde el sur de la Tierra.
Cecilia

Cecilia dijo...

"Hoy en flor, mañana dispersa, la vida es como una flor delicada. ¿Cómo pretender que su fragancia dure para siempre?"
Almirante Takashiro Onishi (1945)

Ayer te escribí desde una cuenta de Google diferente. Hoy me acordé de esta frase, que me la envió mi hermano en ocasión de la operación de corazón de mi hija menor, el año pasado, y quise compartirla contigo.
Nuevamente te envío un cariñoso saludo. Cecilia

paloma dijo...

Silvia que bonito lo que dices, parece increible pero ya han pasado 4 meses desde que se fue Kai y ya puedo leer tu comentario sin apenas llorar. Hoy mismo escribía a una amiga virtual sobre mi hijo y las lágrimas no me permitian ver la pantalla...
Claro que no se olvida, jamas...lo que sucede es que aprendes a vivir con ello. Un abrazo amiga.

paloma dijo...

Ay Dara...estuvimos embarazadas al mismo tiempo, las dos esperábamos a nuestro quinto hijo.
Tú le tienes en brazos, yo le tengo en el cielo. Hay "misterios" que en esta vida tal vez no logremos a vislumbrar. Un beso para ti y esos cinco hermosos niños. Muakkkkk.

paloma dijo...

Laura a mi me ayudó tanto escribir esta historia, tenía que hacerlo, me ha servido de "catarsis", llorar al escribirla, al leer vuestros comentarios.
Gracias a ti bonita. Muak

Maite tienes razón, es inimaginable hasta que te ocurre. Un beso.

Yasmin tu bebito nació el día que yo salía de cuentas, me parecía el colmo de la felicidad que mi hijo naciese para el 24, 25 de Diciembre, pero se adelantó...¡¡Un abrazo para tí y tus chicos!!

Anónimo dijo...

paloma, hace rato que no veia tu blog, te admiro, y te deseo todo lo mejor! qué entereza! adelante! ivana

Phoebe dijo...

De casualidad he encontrado esta página y he leido toda la historia con el mayor de mis hijos de 4 años aqui jugando a mi lado. ¡Cómo te admiro Paloma! A nosotros nos dijeron con la niña pequeña que había problemas en la ecografía de la semana 12. Me hice la amniocentesis y creo que nunca he sido más dura en la vida... cuando me dijeron que estaba todo bien rompí a llorar como un bebé, a pesar de estar en la oficina... Llegué a plantearme el aborto si hubiese estado mal... y todo por un error de cálculo en mis semanas de gestación. La niña nació 15 días después de lo previsto... justo las dos semanas menos de embarazo que tenía yo!!!!!

Por una tontería, podía haber perdido a uno de mis ángeles.... tu fuiste infinitamente mas valiente que yo Paloma...

Por eso y por todo... que Dios os bendiga a toda tu familia.

Enhorabuena a tus hijos por tener una madre como tu!!!!

paloma dijo...

He encontrado algunos espacios amigos, que han enlazado la historia de nuestro pequeño.
El estado que nos persigue a las familias que educamos en casa y que por otro lado no nos permite registrar en el libro de familia a un niño que no ha llegado a vivir "24 horas" es a todas luces un ABSURDO. Gracias por ayudarnos a que el mundo entero sea consciente de semejantes injusticias:

http://familiacatolica-org.blogspot.com/2010/11/eres-pro-vidaeste-testimonio-te-va.html

http://educarencasa-ketty.blogspot.com/2010/11/cuando-un-hijo-se-va.html

http://mipozodeignorancia.blogspot.com/2010/11/kai.html

http://lasunasdelospies.blogspot.com/2010/11/blog-post.html

http://miprincesaconsentida.blogspot.com/2010/11/como-pasa-el-tiempo.html

http://vilmati.blogspot.com/2010/11/el-milagro-de-la-vida.html

http://lascerezasdepipa.blogspot.com/2010/11/la-historia-de-kai.html

http://fishtobirds.blogspot.com/2010/11/kai.html

http://doulaporinternet.blogspot.com/2010/11/se-puede-dar-la-mano-la-muerte-con.html

http://masalladelinfinitoii.blogspot.com/2010/12/porque-kai-si-nacio.html

http://www.bebesymas.com/embarazo/la-amniocentesis-no-cura

(si sabéis de alguno más, por favor nos lo decís y lo vamos añadiendo aquí...)

Luzma dijo...

Hay muchos aspectos que comentar de una historia tan dolorosa pero a la vez, llena de un lucha alimentada por el amor y la unión familiar.
Del tema de procedimiento legal del Estado no hablaré (me parece increíble que un niño nacido vivo no pueda ser registrado!!) porque no es mi país, pero sí quisiera decirte un par de cosas:
primero, que no sé si cada hijo trae un pan bajo el brazo, pero sí sé que trae un regalo de AMOR que es inigualable, y que no se relaciona con las horas o minutos que latiera su corazón. Ustedes tienen ese regalo para siempre.
Luego, es impresionante la adhesión de tanta gente que se han sentido tocados por tu testimonio, y ese es otro regalo; recibir tanta solidaridad es un privilegio y trae bendiciones con él.
Finalmente, yo inicié mi blog con el deseo de compartir algo que más allá de mi sufrimiento, pudiera ayudarme a trascender eso y saliera al encuentro de otras personas, para que no se sientan solas en su dolor, y creo que te ha sucedido lo mismo, y en eso nos encontramos. Gracias por compartir esta parte tan importante de tu vida.
Dicen que la unión hace la fuerza, y sólo cuando alguien te entiende, en la experiencia de perder un hijo, te sientes acogida, y esa es nuestra fuerza.
Espero que tus intentos de formar a tus hijos y sacar adelante a tu familia desde tu visión de lo correcto y lo mejor, culmine con éxito, se lo merecen.
Sobre tu herida, es cierto, no cerrará en mucho tiempo, y cuando lo haga, la marca quedará en tu alma para siempre, pero será una que poco a poco te llevará a un recuerdo de amor, antes que al de dolor.
Escribo desde Trujillo, Perú, pero me siento muy cerca tuyo. Espero me sientas igual.

Luzma dijo...

Me permitirías publicar tu testimonio en mi blog? Te lo agradecería mucho.

paloma dijo...

Luzma luego te contesto con más calma, pero por supuesto que puedes compartir mi experiencia, para eso fue escrita en internet y no en un diario íntimo.
Cuando estaba embarazada de mi bebé y buscaba información por internet no encontré historias así, aunque las habrá a miles...y me sentía muy sola e incomprendida queriendo traer al mundo un hijo con problemas. Cuando lo publiques en tu blog me pasas el link para leerlo y añadirlo a este post. Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Querida Paloma te escribo con mis ojos humedecidos por la emoción y la admiración sobre como pudiste trascender la dolorosa situación que padeciste y desde tu dolor ayudar a otros a no perder su fe en Dios.
Con Kai hiciste algo maravilloso el "contacto piel a piel" , él siempre desde tu vientre estuvo en ese contacto con vos y al nacer esa experiencia se profundiza y pudo vivenciar su plenitud porque lo recibiste abriéndole un espacio donde liberó su propio dolor para desplegar su luz y todo su amor, se estableció una comunicación espiritual a través de la piel entre los tres (porque no me olvido de la presencia fundamental de tu esposo) que no se interrumpe con el tiempo.
Soy médica dermatóloga y después de muchos años de ejercer mi profesión descubrí la profundidad que la piel transmite mas allá de lo físico y me dedico actualmente al aspecto afectivo de las enfermedades dermatológicas, muchas de ellas tienen su origen en la falta de ese contacto amoroso entre el bebé y su madre.
Gracias por compartirnos la historia de Kai y lo más importante es que su nombre está escrito en el libro de los hijos de Dios para siempre.

Beatriz.

Anónimo dijo...

He leído tú historia. Para mi una historia de embarazo, nacimiento y renacimiento. Para mi la palabra "muerte" es solo un concepto que no refleja nada real. Para mi eso que se llama muerte no es más que un tránsito entre unos estados de conciencia u otros. Por encima de ella está el Ser de Luz, como lo es Kai.
He leído tú historia. Una historia desgarradora, de profundo dolor. Sé que no hay un sufrimiento tan grande como perder un hijo. Sólo nos queda poner Luz en esta oscuridad y veo que tú y tú familia tenéis la llama encendida, la llama del amor.
He leído tú historia, una historia ante todo de AMOR. Pienso en cuantos seres humanos han acabado su vida aquí, sin ni siquiera intuir lo que esa palabra significa. Kai, tú, su padre, sus hermanos sí sabéis lo que significa, lo que es sentirlo en toda su intensidad. Tú lo sabes, Kai no está ahora físicamente aquí, pero el vínculo con él es infinito, indestructible. Comparto absolutamente tus sentimientos, el gran amor que ha recibido Kai y el gran amor que él ha despertado a su alrededor.
Sí, Kai está en el cielo, es un ángel a vuestro lado. Kai es vosotros y vosotros sois Kai.
Un abrazo muy fuerte para ti y toda tú familia. A Kai le estoy dando ahora muchos besitos desde mi corazón.

Enrique Blay

Cayetana Saiz dijo...

Dios mío...
estoy llorando como una magdalena. No se qué decir, es que quería dejar algo mío, aunque fueran solo dos palabras porque ...al fin y al cabo todos somos de Dios y vuestro dolor se ha hecho mío unos instantes.

Vuestra historia también me ha hecho darme cuenta de muchas cosas y aunque he sentido algo desgarrador, también he recibido una lección espiritual. Gracias y os acompaño en el sentimiento siempre.

Besos a vosotros y a ese Kai que ahora es luz, agua, viento y polvo de estrellas.

paloma dijo...

Otros dos post que hablan de Kai:


http://www.portandootroangelito.com/2011/05/una-vela.html

http://duelogestacionalyperinatal.wordpress.com/2011/06/02/del-blog-de-kai-contacto-piel-a-piel/

Anónimo dijo...

Querida Paloma, me ha conmido tu relato, nosotros perdimos a nuestra hija Isabel hace un mes y estamos rotos de dolor. Tambien nos negamos a todas las pruebas y a matarla. Esperamos que ella se fuese acompañada de sus padres, ahora no sabemos como vivir sin ella y estamos muy mal, pero al menos tenemos la conviccion de que nunca jamas hicimos nada malo por nuestra pequeña y que la acompañamos hasta el ultimo momento.
Espero que el tiempo nos deje vivir con esto, que no olvidarlo, gracias por compartir lo que les paso, a otros nos ayuda, un abrazo

paloma dijo...

Madre mía ¡¡¡1 mes!!! Si os apetece me podéis escribir a mi correo:
nazcaurpi@hotmail.com
Un fuerte abrazo.

paloma dijo...

Otro blog en el que mencionaron este post. Muchas gracias....
http://guntheremde.blogspot.com/2011/01/entrada-35.html

Paloma dijo...

Querida Paloma,
Gracias por compartir este capítulo tan íntimo de vuestras vidas.
Me ha emocionado profundamente, creo que habeís sido muy, muy valientes y muy responsables con vuestro 5º hijo. Habeis hecho lo correcto frente a todas las opiniones en contra que os habeis encontrado, es muy loable.
Un abrazo muy fuerte,
(otra) Paloma

paloma dijo...

Hola tocaya. Muchas gracias por tu comentario, al responderte caigo en la cuenta de todos los que aún tengo que contestar...Me prometí hacerlo, pero el tiempo va pasando uf!!!
Ya ha pasado más de un año desde que nuestro hijito marchó y me siento infinitamente agradecida a Dios por su existencia. Está conmigo constantemente, al igual que sus hermanos, sólo que es una presencia diferente.
No fuimos valientes, no tenemos ningún, absolutamente ningún mérito, fue sencillamente una Gracia muy grande haber podido actuar de la única manera que se podía actuar.
Encantada de conocerte. Un fuerte abrazo.

María Berrozpe dijo...

Paloma, con tu permiso enlazo este post a mi último post proque quiero que los lectores puedan ver la grandeza de una muerte digan, respetada y rodeada de amor. Lo pongo tras un artículo donde se relata como dejaron morir a unos mellizos prematuros sobre una fría mesa, sin taparlos para que su agonía durara menos.... en fin..... algo tan terrible... lo malo es que todavía hay gente que cree que no valía la pena hacer nada por ellos, que no pasa nada por dejarlos morir así, porque no tenían futuro..... tus palabras muestran que equivocados están los que así piensan y me gustaría difundirlas para que la gente al menos se replantee el derecho a un amuerte digna de estos neonatos "sin futuro"

paloma dijo...

Muchas gracias María, por dar a conocer la historia de mi hijo pequeño. La verdad es que las satisfaciones que me ha dado y me da mi chiquitín son impresionantes.
He leído el artículo que compartes en tu blog y es espeluznante...
Lo leía, lo releía y no me lo podía ni creer....
Yo fuí muy afortunada (tengo una amiga que siempre me dice que tengo "suerte") pues en realidad nadie sabía lo que podía pasar con Kai. Y es que nadie puede conocer los misterios de la vida y de la muerte. Tan sólo teníamos un diagnóstico, digamos que bastante feo.
Tan sólo yo, "presentía" que mi hijo no iba a vivir mucho, pero aún así todos sabemos que mientras hay vida hay esperanza.
No obstante, pude prepararme para lo "peor", gracias a una mujer sabia que una semana antes me habló claramente y me aconsejó pensase de que manera quería despedir a mi hijo, en caso de que naciese para marchar...
Eso unido a la experiencia que te da la vida, a que ya había parido a cuatro hijos etc....fue lo que hizo que tuviese tan claro que mi hijo de mi no se separaba.
Kai no quiso nacer en otro sitio, seguro que para no complicarnos más la vida....Nació en un hospital que para mi era y fue una "tragedia", para que nos vamos a engañar....pero pasó de mi panza a mis brazos y de mis brazos a mi pecho y estuvo así calentito el tiempo que tenía que vivir.
Vivió tan sólo unos quince minutos pero durante horas, estuvo conmigo y nos respetaron en todo momento. Pero es que hay cosas que no son negociables....
Siempre recuerdo ese tiempo con la misma belleza, intensidad, fuerza, magia...que cuando nacieron sus hermanos.
El poder tocarle sus piecitos, su pelito, sus manitas, olerleeeee eso fue su regalo para nosotros: "un regalo para toda la vida".

ruth dijo...

Tu pequeño pudo, gracias a tu tesón, disfrutar en esos pocos minutos de vida de todo el amor de sus padres. Te deseo lo mejor y lamento muchísimo que te hayas llevado tan mala impresión de los sanitarios. Espero que esta actitud cambie, ya parece que comenzamos a darnos cuenta de lo importante que son estos instantes, de que muchas veces solo necesitamos que nos respeten.
yo tuve la suerte de dar a luz en un hospital que respetó mi deseo de tener a mi hijo conmigo en todo momento, gracias a mi matrona que me acompañó en todo momento.
Creo que en tu situación no se puede hacer mejor de lo que tú lo has hecho. Un abrazo

paloma dijo...

En este post también se hizo una referencia a la historia de Kai:
http://reeducandoamama.blogspot.com.es/2012/03/en-que-nos-estamos-convirtiendo.html#comment-form

Sara Mojal dijo...

Querida paloma,hace un tiempo me leí ya "cuando un hijo se va" y lloré a mares.......hace un poquito menos de tiempo tú te hiciste seguidora de mi humilde blog,PARIR ALMA, y hace menos tiempo aún me he acordado de ti en muchos momentos.Mi tercera hija, Lilah, se marchó a las 20 semanas de gestación y gracias a muchas cosas y vivencias y en especial a tu escrito he podido despedirme de ella, yo y mi familia de una manera amorosa y respetuosa.Todo ha pasado hace muy poquito Lilah nació el 3 de mayo a las 0:55 h de la madrugada rodeada de amor y sus cenizas estan en Tossa para que el mar la acune.Ahora no soy capaz de volver a leerme tu escrito, pero sé que algún dia lo volveré a leer.Mil gracias por compartirlo.

paloma dijo...

Sara lo siento mucho ¿qué ha pasado? Si te apetece me puedes escribir a mi correo: nazcaurpi@hotmail.com
¡¡¡No hace ni 20 días!!!
Un fuerte abrazo para toda la familia.

maria dijo...

Enhorabuena por haber vivido esta experiencia tan dura y enriquecedora, enhorabuena por haber conocido a tu hijo y haberlo amado y tratado como merecia, te felicito por haber sufrido y poder contarlo, pues formais absolutamente parte de la magia de la vida, gracias por que de vuestra experiencia nace la fuerza para todas nuestras experiencias

paloma dijo...

Muchas gracias María, acaba de hacer dos años de la partida de Kai y todos los días doy gracias a Dios por su vida, por su existencia. Él sigue estando con nosotros y es sin lugar a dudas lo mejor que nos ha pasado en la vida.

paloma dijo...

"Dios no manda cosas imposibles, sino que, al mandar lo que manda, te invita a hacer lo que puedas y pedir lo que no puedas y te ayuda para que puedas"
S.Agustín

Retazos y puntadas dijo...

Hola, Paloma:
Llegué aquí por "dioscidencia" siguiendo un link de una novena por la vida en el blog de Familia católica.

sólo quiero decirte que Kai sigue derramando luz sobre muchos, entre ellos yo. También tuve una nena, que vivió 2 meses, que nació sana y que murió a los dos meses sin que yo la cuidara bien.
No todas tomamos la decisión correcta como tú lo hiciste. Yo me fuí a trabajar a los 15 días de nacida, cedí a las presiones y perdí a mi única hija que siempre me ha hecho falta.
Sé que por misericordia de Dios está en el cielo, ni siquiera la bautizamos.

En ése entonces no era practicante de mi fé y aún en ésos momentos Dios estuvo conmigo.

Kai sigue derramando luz. He compartido tu testimonio en mi blog, para que siga haciéndolo.

Saludos. Me encantaría ser tu amiga

paloma dijo...

Hola, perdona haber tardado en contestar tu comentario, pero ya estoy aquí. ¿Cómo puedes pensar que no cuidaste bien a tu niña? Siempre nos quedan remordimientos, si hubiera hecho, si no hubiera hecho, sentimientos de culpa...pero hemos de evitarlos pues nos hacen daño y además no son justos. Cuidaste a tu hija lo mejor que pudiste en esos momentos y con tus circunstancias.
Muchas gracias por tu comentario, por compartir el testimonio en tu blog (ahora paso a verlo), por tu sinceridad y tu fe.
Un abrazo y por supuesto que aquí estoy para lo que necesites.

Cheli dijo...

Paloma, que relato conmovedor, lleno de valentía, entrega y amor. Llego acá porque estamos en una situación parecida... nuestra hijita Luna, q ahora crece y vive y nos da tanto, está dentro mío. pero tiene un síndrome incompatible con la vida, y morirá dentro mío. eso dicen. te quería preguntar, porque al leer tu relato, al leer los momentos que compartieron con kai, que tuvo la suerte de tener una mamá loba... me explican que si llegase a nacer mi hija viva (lo cual dicen es tan tan taaaan improbable) que los bebitos que lo tienen tan difícil mueren una muerte pacífica, q se van apagando, pegaditos al calor de mamá... pero esto me da miedo. mi terror es q mi hija, cuyos órganos no están preparados para este mundo, nazca y viva unos minutos agonizantes. la experiencia de ustedes parece q fue amorosa, en paz, juntos... un regalo.

paloma dijo...

Cheli siento mucho que tu pequeña Luna vaya a estar tan poquito con vosotros. Pero no se sabe....los médicos no tienen la última palabra. Para mi fue un regalo que Kai naciera vivo y efectivamente su muerte es como tú describes, como quedarse dormido en mis brazos....nada de estar agonizando. Date cuenta que el sufrimiento se les puede producir si se intenta alargar esos momentitos de vida intubándolos, reanimándolos...No se, todo eso debe ser un sufrimiento terrible para unos bebitos que están tan malitos y sin fuerzas y. Pero si dejas a la Naturaleza, igual que está bien dentro de ti, estará bien en tus brazos (durante toda su vida)
Puedes escribirme con toda confianza a mi correo:
nazcaurpi@hotmail.com

Un fuerte abrazo y si me permites un consejo: ¡aprovecha el tiempo que esté Luna contigo mandándole todo tu amor! Yo ahora lamento el tiempo que estuve centrada en mi dolor en vez de haber aprovechado para quererle más a él.

Sara Mojal dijo...

todo el AMOr para ti Cheli y para tu preciosa niña Luna,si me permites decirte sigue el consejo de Paloma ,cada instante que estais juntas es una bendición...ella ha venido a ti para muchas cosas,eres su madre,y te ama tanto como tu a ella..escucha tu corazón y decidas lo que decidas todo será perfecto.

Cheli dijo...

muchas gracias, sara. la verdad, q es un momento de gran dolor y de gran amor, como bien dices. espero q no suene como consuelo de tontos, pero de cierta forma, me siento super bendecida y agradecida q lunita haya venido para estar este tiempo con nosotros. claro q de elegir yo, se quedaría. pero no está en mí elegir. y si este es su camino, agradezco y me alegro tanto de hacerlo juntas
grcias por tus palabras, sara

Isabel Vargas dijo...

Leo estos últimos comentarios, y esta hermosísima aunque dolorosa historia y me siento muy conmovida. Estaba buscando compañía porque a veces no puedo dormir pensando en mis pequeñines y en cómo ser buena madre. Tu ejemplo es bellísimo, una prueba de que Dios si existe, y que los milagros si pasan: dejaste que su amor trascendiera tus rasgos humanos, te hiciste sorda cuando tenías que escuchar sobre cosas que atemorizan el corazón y aunque sé que hay momentos de duda e incertidumbre los afrontaste con valentía. Te admiro. Era la lectura que estaba buscando esta madrugada, para animarme en el proceso de ser mamá. Y el consejo que propones me parece muy sabio, y lo tomo para mi misma en estos momentos en que cuido de mis cuatro polluelos: ¡aprovecha el tiempo que estén contigo mandándoles todo tu amor". Y mira Sheli si me los permites quisiera compartirte algo que me dijo una vez mi padre cuando yo era pequeña: "Una vida por muchos o pocos días que tenga siempre es una vida completa, como Dios la pensó, como Dios la quiso para nosotros". Y así será para tu bebecita. Mucho amor para ustedes: Paloma y su familia, y para Sheli, Luna y su familia.

paloma dijo...

Isabel muchas gracias por tus sabias palabras. Me ha encantado la cita de tu papá pues realmente es así, aunque duelan estas vidas tan cortitas.
Han pasado más de dos años y ya puedo verlo con otra perspectiva, he vuelto a sonreir y a ser muy feliz, quizá más que nunca.
Cheli está ahora en un momento muy especial pero es una mujer con gran serenidad y lo está llevando de una manera absolutamente admirable. Yo me quito el sombrero ante ella.
Un fuerte abrazo a las dos.

Dolly Andrea Leiva dijo...

Hola Paloma, agradezco mucho la historia que has compartido. Al leerla se desangro mi corazón en lágrimas porque viví algo similar. El 17 de mayo nació María Camila sin vida después de 5 meses y medio de gestación…su corazón dejo de latir de un momento a otro. Ella venía con una deformación en el vientre . No podía entender como los médicos me comentaban como otra opción el aborto después de ver a mi bebe moverse y a la vez escuchar su corazón con fuerza. A pesar de todas las complicaciones seguimos adelante con mi esposo…es nuestro 3er angelito. Ha sido muy difícil asimilar todo lo que nos pasó...me siento en algunos momentos desubicada. A veces siento tranquilidad porque mi muñeca no sufrió y porque sé que está mejor con Dios y la Virgen , pero a veces me domina una tristeza porque quisiera que estuviera aquí y porque aun no entiendo.
Tal como comentaste en tu historia… cada día eran llenos de esperanza a pesar de los pronósticos médicos...a pesar de todo el conocimiento que tiene la ciencia médica.
María Camila se ha llevado parte de mi corazón y de mi alma. Sé que tenemos que seguir con nuestras vidas y aún más por nuestro hijo Emmanuel de 4 años…quien es nuestro milagro de vida y de amor …por el hecho de ser un niño sano y de tenerlo con nosotros.

Algo que comparto contigo Paloma y que deseo aconsejar a todas las mamitas que están viviendo en este momento algo similar es que reemplacen el sufrimiento por amor, alegría , canto …y todo lo bonito que le puedan compartir al bebe o bebita que llevan en sus vientres…es vivir intensamente. Aunque no sea tan fácil vale la pena hacer el esfuerzo y tener después el recuerdo de haber hecho lo mejor.

Un abrazo a todas las mamitas que tienen Angelitos en el cielo.




paloma dijo...

Hola Dolly: Siento muchísimo que te hayas tenido que despedir tan pronto de tu hijita...¡¡¡Vaya nombre bonito que habéis elegido para ella!!!
Acabo de leer un libro que me ha regalado otra mamá que perdió un bebé. Se titula "Un hijo para la eternidad" de Isabelle de Mézerac y tiene una historia increiblemente parecida a la nuestra. Ella decidió acompañar a su hijo durante "toda su vida" y llenar sus días de amor, es un libro que te hace derramar todas las lágrimas que aún tenías, pero merece la pena. En un momento comenta algo parecido a lo que tú dices:

"¡Yo lloraba por esperar un bebé demasiado discapacitado para vivir, y para aliviar mi dolor me proponían suprimirlo!"

Un abrazo fuerte y si te apetece compartir cualquier cosa aquí estamos....

Dolly Andrea Leiva dijo...



Paloma, muchas gracias por tus palabras y por el dato del libro. Quiero contarte porque el nombre de mi hija.

María en honor a la Virgen y Camila porque mi suegra tuvo una revelación en la Basílica de Chiquinquirá (Colombia) el año pasado, donde la Virgen le dijo que yo iba a tener una bebe y que se debía llamar Camila. Yo en ese entonces no estaba embarazada, las probabilidades de tener una niña eran bajas porque en la familia de mi esposo predominan más los niños … y la verdad creí ese día que eran imaginaciones de mi suegra.

Cuando supe que estaba embarazada mi suegra feliz me comentó ... es Camila!. Después de 4 meses los médicos me confirmaron que era una niña….y comencé a darme cuenta que mi bebita es una Bendición de la Virgen y de Dios, aún con su malformación…y con todo el dolor que he sentido tanto física como emocionalmente.

paloma dijo...

Dolly ¡qué bonito! La verdad es que no ha pasado todavía ni un mes...tienes mucho camino que recorrer y desde luego no es facil ni sencillo. Pero tu niña estará contigo todosssssssssss los días de tu vida, me imagino como debes sentirte ahora mismo. Hace casi tres años ¡ya! que pasé por una situación parecida y duele mucho, mucho.
Te mando un abrazo fuerte, fuerte para tí, tu niño y tus angelitos.

paloma dijo...

Otro post en el que hablan de "mi niño":

http://www.laorquideadichosa.com/2015/09/hijos-perfectos.html

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...